Aut Paul, aut nihil [Relato]

Juanje López – Aut Paul, aut nihil [Relato – 11 páginas]

¡¡Buenos días, viajeros espaciales!!

Otra vuelta sobre sí mismo del pequeño punto azul pálido, y otro relato (este de 11 páginas de extensión) repudiado por los fieros jurados de un certamen cualquiera. Como en todas las ocasiones, he revisado ligeramente el texto para corregir problemas mayores, pero no he tocado ni su estructura ni su esencia. El nombre es raro, ¿verdad? Es latín. Si no sabes leerlo, tendrás que darle a ampliar la entrada para descubrir su significado. Injusticias de la vida…

“Aut Paul, aut nihil” es lo que viene a ser en castellano moderno “O Paul, o nada”. Y poner el nombre en latín tiene su por qué, no os creáis.

El relato tenía que ser de temática libre (dentro de la ciencia ficción) y yo, como siempre en mis principios de Poneletras, aposté por una idea rara que me rondaba la cabeza. Una idea no muy comercial y de difícil traducción en palabras (por mi inoperancia de amateur) que es la motivación del personaje principal y el pivote de la trama. Espero poder desarrollar la misma idea en algún futuro cercano o lejano.

Pero el relato tiene más. Es una crítica nada sutil de la religión. En este caso, las semejanzas con el cristianimo son más que evidentes, pero el reproche se puede aplicar a cualquier tipo de creencia fanática donde unos pocos dominan a placer a unos muchos (en temas de fe, sobre todo, y en el día a día, en casos extremos) por medio de todo tipo de mentiras, deidades y textos antiguos (o nuevos) convenientemente redactados, modificados e interpretados para beneficio de la estructura guardiana de la fe correspondiente.

Pero tranquilo, porque ante todo es un relato de ciencia ficción de un escritor amateur con ideas grandilocuentes en la cabeza. Así que obvia todo lo que he dicho (¡pues no haberlo dicho!), abre o descarga el archivo y disfruta, querido lector, de la historia que mis dedos contaron en afán de reconocimiento académico. O eso pensaba. Ahora entiendo que lo único que buscaba era lo que cualquier amante de la redacción de frases: entretener. Así que, ¡¡disfruta!!

No olvides de difundir la palabra y las bondades de este blog 😉

P.D: El relato, por si a alguien se la ha escapado, en la cabecera de la entrada.

 

3 comments

  1. Bueno, pues aunque no lo creas me he leído tus once hojas y he de decirte que me gustaron mucho las disertaciones entre el maestro y el alumno (la ingenuidad de Percival es admirable…)
    Todo esto para decirte que me ha parecido sumamente ingenioso e interesante. Mis felicitaciones.
    Un saludo.

  2. ¡¡Gracias!! Me alegro que no se te haya hecho largo ni nada. Y que te parezca original. Sabía que la idea podía ser calificada como tal, pero de ahí a gustar… Solo por esto, ya ha merecido la pena escribirlo.

    ¡¡Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s