“SUEÑO DEL FEVRE”, de George R. R. Martin.

Sueño del Fevre (Fevre Dream, 1982)

¡¡Buenos días, viajeros espaciales!!

Nueva entrada, nueva crítica feroz. En este caso inauguro una sección en la que reseñaré libros que devoré atrás en el tiempo, escupiendo así en este mi blog una opinión reposada y con perspectiva de obras que, en algún sentido, consiguieron decirme algo. Y quien mejor para empezar estas críticas del pasado que mi buen amigo George R. R. Martin, que si bien es conocido a nivel masivo por su serie de libros de fantasía llamados La Canción de Hielo y Fuego, antes de esta saga épica, el adorable escritor americano nos regaló joyas de la ciencia ficción y el terror como este Sueño del Fevre que nos ocupa, escrito haya por el año de mi bendito nacimiento: 1982. Pero dejemos los preámbulos y vayamos al destripe.

He pensado mucho el nivel de spoilers que soltar. Ya sabéis que no soy muy dado a desvelar más que las sensaciones que me transmiten las obras y leves pinceladas de la trama o, por lo menos, del tono. Pero ya que casi todo el mundo sabe de que trata el Sueño del Fevre (y así se expone en todas las sinopsis) y los personajes especiales se desvelan al principio de la obra, me atrevo a afirmar, sin así chafar nada, uno de los elementos claves: vampiros.

Sí, como lees: vampiros. Chupasangres enmarcados en la época de los vapores de ruedas fluviales que recorrían arriba y abajo el afamado río Mississipi; esos barcos de ruedas con paletas adosadas en los laterales o en la popa, y que tantas veces se han vislumbrado en las películas recreadoras del siglo XIX, época por excelencia de la esclavitud y las plantaciones inmensas. Pero me desvío.

Con un capitán de uno de estos vapores como protagonista, Martin, con su característica prosa firme y de fácil devoración, nos da un paseo por los entresijos del comercio desarrollado en el río Mississipi, centrándose sobre todo en los navíos y en los adictos sanguíneos.

En este punto se hace necesaria una pregunta en concreto: ¿de qué manera trata el autor a los vampiros? ¿Clásica, real, fantasiosa? Pues bien, respirad tranquilos los amantes del género, pues estos seres creados por George R. R. Martin no brillan a la luz del sol ni llevan asistiendo al mismo instituto y a la misma clase lustro tras lustro. El enfoque se puede considerar como clásico con afinidad por lo real y la explicación. Es decir, Martin procura a los seres de un trasfondo, una historia y un origen. No soy muy experto en el tema (solo he leído a Anne Rice), pero a mí el background de los chupasangre me pareció creíble y coherente, lo que ya es decir mucho en una obra de estas características.

Y nada más puedo decir sin destrozaros la historia. En definitiva, una novela entretenida y de fácil lectura, donde los seres fantasiosos y las diferencias de clases de la época se pasean por un escenario atrayente (sobre todo para los amantes de la navegación) con un acertado tono lúgubre y sucio. Un libro esencialmente de aventuras, donde los vampiros no son más que una excusa para trazar una trama coherente. Recomendable, sin duda, como todo lo de George R. R Martin, esta obra editada el año de nacimiento de estre vuestro humilde Poneletras y bautizada como Sueño del Fevre (mención especial a la portada de Gigamesh).

TÍTULO: Sueño del Fevre (Fevre Dream, 1982).

AUTOR: George R. R. Martin.

PÁGINAS: 368.

EDITORIAL: Gigamesh.

ISBN: 978-84-96208-75-9

2 comments

  1. Interesante.
    Imagino que meter vampiros, fantasmas o similares es un “recurso fácil”. Puede parecer que es más difícil hacer una novela interesante sobre la vida de unos ancianos en una residencia que sobre vampiros en el Mississipi. Como puede ser más difícil retratar ancianos que a dinosaurios.
    Por lo demás no he leído nada de este autor.

  2. Vaya. Ojalá pudiese estar en tu situación, Oriafontan. Me refiero a no haber leído nada de Martin. Me encantaría poder descubrirlo de nuevo por primera vez, y volver a maravillarme con su prosa ligera e “inteligente”. Te recomiendo encarecidamente que leas obras suyas, sobre todo la saga “La Canción de Hielo y Fuego”. Fantasía con poca fantasía que a todo el mundo le está gustando. Hay una serie de televisión de la HBO llamada “Juego de Tronos”, por si quieres ver como trata Martin a su fantasía.

    Y lo de meter vampiros, tienes razón, puede ser un recurso fácil para “adornar” una obra. Pero hay que tener en cuenta el estilo del autor, que es ciencia ficción, terror y fantasía, y, además, la época en la que está escrito. Una época en la que este estilo no estaba tan “masificado” como ahora, lo que dota a la obra de una realización más “cariñosa” (siempre bajo mi punto de vista). De todos modos, lo de los vampiros es más una excusa. La trama, el entorno y los personajes son maravillosos, ya les guste el vino o la sangre.

    ¡¡Saludos y gracias por comentar!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s