“EL MAPA DEL CIELO”, de Félix J. Palma.

El Mapa del Cielo

¡¡Buenos días, viajeros espaciales!!

Sí, el título y la fecha de publicación de la entrada son correctos. Una reseña de la nueva obra de Félix J. Palma a tres días de su salida al mercado. El saber antes de tiempo si El Mapa del Cielo está a la altura de su predecesor y si merece la pena o no salir en pleno invierno a comprarlo, se lo debéis al perfil de Facebook del autor, al que podéis acceder desde aquí. En él, la gente tras la obra organizó un sorteo de sets casi de coleccionista, con una edición completa de la novela, una carta/pergamino, un bigote muy victoriano… En fin, un premio de valor incalculable para cualquier amante de este autor. Y yo, para envidia de muchos, fui uno de los agraciados. Pero dejemos esto y, aparcando la simpatía que me produjo ser bendecido con tal regalo, destripemos sin el más mínimo atisbo de spoiler esta obra que tanta expectación ha levantado. Prometo ser imparcial, aunque no breve.

Antes de nada, un aviso para viajeros despistados. Esta obra es la segunda de una trilogía que el bueno de Félix J. Palma ha tenido a bien de crear, formada por El Mapa del Tiempo (podéis leer mi reseña aquí), El Mapa del Cielo y El Mapa del… Esta última, como veis, no tiene título aun. Aunque, como en todas la obras, recomiendo la lectura por orden cronológico de edición, es decir, primero el Tiempo y después el Cielo, si alguien quiere leer primero el Cielo, adelante. Las historias están conectadas, pero no de manera que la ignorancia sobre alguna de las dos impida el disfrute de la otra. Y es que El Mapa del Cielo despertará sonrisas de complicidad entre los lectores del primer Mapa, al tiempo que los lectores que decidan sumergirse en este universo creado por Félix J. Palma a través del Cielo, terminarán la novela con unas ganas irremediables de leer el Tiempo. Y quien haya leído el primero, no podrá remediar las ansias de devorar el segundo. Pero dejémonos de minucias enrevesadas y vayamos al lío.

El Mapa del Cielo, al igual que su predecesora El Mapa del Tiempo, es una novela ambientada en la Inglaterra Victoriana, una época extrañamente atractiva para leer, en mi modesta opinión. De la trama, como siempre, no diré nada. Eso sí: los lectores del primer Mapa encontrarán el mismo tipo de narración y, si me lo permitís, inteligencia. Los lectores primerizos descubrirán una forma de narrar historias muy cercana, con la páginas repletas de homenajes y amor por la literatura, donde no todo es lo que parece y lo que termina siendo no lo parece.

A lo largo de las páginas de esta obra, Félix J. Palma plasma con sus hábiles dedos una mezcolanza de géneros literarios muy dispares entre sí, con una maestría casi inédita en mi corta vida de devorador de historias ajenas. Con el amor encabezando el desfile sobre un tapete de ciencia ficción, pasarán ante los ojos del sorprendido lector la aventura, el terror, el humor, las guerras dialécticas… Un paseo al son de la música literaria por diferentes estilos en apariencia contrapuestos. Estilos que crearán una bendita incertidumbre acerca de lo que espera en silencio a la vuelta de cada hoja.

Al igual que en la obra anterior, El Mapa del Cielo goza de una prosa cercana y sencilla que lidera sin titubeos las emociones que el lector debe sentir en cada momento, como si de una majorette de sonrisa cautivadora se tratase. Una prosa en la que el narrador osa hablar directamente al lector, recurso peligroso donde los haya, pero que Felix maneja a la perfección, mostrando una inteligencia narrativa que, por lo menos en mi caso, provoca reacciones escasamente vividas con un libro. Como por ejemplo, las carcajadas e insultos amistosos que me asaltaron al intuir la forma de resolución de uno de los muchos nudos de la trama, casi al final, donde descubrí que todo en la obra de ese narrador todopoderoso tenía un porqué.

Obviando lo dicho anteriormente, la trama está perfectamente extendida, enrollada y desenrollada. Es creíble, coherente, extremadamente inteligente (o eso o que yo soy muy tonto) y, durante mi lectura, la consideré como un vehículo acolchado con el que efectuar una visita guiada por bellos y sinceros homenajes a las grandes historias de ahora y siempre, donde en cada rincón puedes encontrar guiños a diversas obras de diversos formatos. Un recurso peligroso, pues si no se usa bien se puede transformar el homenaje en copia, pero que de nuevo Félix J. Palma utiliza con maestría. Y todo, vivido por personajes sorprendentes, reconocibles en algunos casos, ya sea del anterior Mapa o de la propia realidad en la que nos a tocado vivir.

Y todo esto (la mezcla de estilos, la prosa, etcétera) para cantar, al fin y al cabo, una oda a los sueños. No a las historias que nuestra mente teje al amparo de la noche, sino a los anhelos del alma. Anhelos de diferentes tipos y clases que plagan este relato en boca de los más dispares personajes. Sueños que no sabrás seguro si pueden hacerse realidad o sin son simples sentimientos hechos de personajes literarios.

Todo esto me ha generado esta placentera lectura del que ha conquistado el trono de mi favoritismo literario. Algo que me producía miedo, para que engañaros, pues temía que la calidad y el cariño de El Mapa del Tiempo fuese solo flor de un día, desinchando las sensaciones vividas con las nuevas obras, como tantas veces ha pasado con otros autores. Me alegra poder decir que El Mapa del Cielo no desincha nada. Al contrario, refuerza.

Pero por desgracia, no todo es bonito en el universo de Félix J. Palma, y El Mapa del Cielo me genera una duda agónica y visceral que asaltará mis sueños y mi realidad hasta que sea saciada:

-¿Para cuándo el siguiente Mapa, Félix?

TÍTULO: El Mapa del Cielo (2012).

AUTOR: Félix J. Palma.

PÁGINAS: 672.

EDITORIAL: Plaza & Janés.

ISBN: 9788401339554.

16 comments

  1. ¡Pardiez! Qué desfogue, me han entrado más ganas aún de seguir la pista de El Mapa del Tiempo. Sin duda alguna, si tu intención era transmitir e insuflar a los lectores de este post ganas insaciables de devorar sin piedad, pero con gran disfrute, la segunda parte de este magnifico libro, te puedo asegurar que en mí ha surtido efecto. Gracias

    1. ¡¡Gracias a ti!! Puedo prometer que estuve intentando sacar fallos, pero en mi caso no me fue posible. Solo hubo uno, y el avispado narrador del libro me lo desbarató al final, arrancándome los insultos cariñosos, así que… Felix me ganó con el primer Mapa, y este me ha parecido igual de soberbio, así que supongo que al que le haya gustado el primero le gustará el segundo igual que a mí. Quizás el hecho de no leer ninguna sinopsis ni contraportada me ha ayudado. Me gusta sorprenderme desde la primera palabra, no desde que acaba la sinopsis de la contraportada. Un hábito saludable que mantengo desde hace tiempo, ya que gracias a internet puedes ver notas y comentarios fugaces sin tener que pasear inmensas librerías leyendo sinopsis.

      En fin, que gracias por comentar. Deseo de corazón que disfrutes con la aventura. ¡¡Y que vivan los escritores de la piel de toro!! Un abrazote… ¡Y difunde mi palabra!

  2. No me he parado mucho en esta reseña porque “El mapa del cielo” es mi lectura actual, y quiero seguir descubriendo cada detalle sin tener conocimiento previo de ellos. Pero sin duda, en cuanto acabe, vuelvo por aquí. Con tu permiso, me quedo en el blog. ¡Saludos!

    1. ¡¡Serás bienvenido cuando quieras!!

      Me alegro que quieras leer sin saber nada de nada y descubrir todo por ti mismo; es lo que yo hago siempre. De todos modos, mis críticas siempre serán de sentimientos provocados con la lectura, nada más, así que se pueden leer sin problemas antes de atacar el libro. Por ejemplo, ni siquiera menciono el personaje principal (y famoso) de este libro, y eso que lo sabe todo el mundo…

      Espero que disfrutes de la lectura tanto como yo. ¡¡Un abrazo y espero verte pronto!!

  3. Acabo de terminar la lectura de “El Mapa del Cielo” y me gustaría aprovechar para comentarlo antes de que se enfríen las sensaciones que me ha dejado.

    Lo primero es que no creo que deba leerse antes de leer “El Mapa del Tiempo”, es cierto que está preparado para los lectores que desconozcan los acontecimientos y los personajes del anterior mapa pero no lo aconsejo. De hecho, creo que le sobran las cerca de 70 páginas que destina el autor a este cometido, evitarían la sensación que he tenido al leer largas páginas de información que ya conocía mientras me deshacía por continuar con la historia, se pierde tensión.

    También creo que ha perdido la originalidad del primer libro, en cuanto al uso de determinado tipo de personajes y en cuanto a los desenlaces, que eran inesperados y terriblemente originales. En este nuevo mapa se adivina el desenlace casi desde la mitad de la novela. Si bien es cierto, el autor consigue engancharme y no le resta emoción al final, lo cual es un mérito para su narrativa y una hazaña que pocas veces he tenido la suerte de sufrir.

    En resumen, creo que el libro adolece de ciertos defectos, alguno de ellos fácilmente subsanable aunque no se haya hecho así, gustos del autor o del editor, vete a saber, pero también tiene grandes virtudes que lo convierten en una lectura muy recomendable, sobre todo si te gusto “El Mapa del Tiempo”.

    Sobre si es mejor o peor que el anterior mapa…. creo que ya puedes intuir la respuesta pero contestaré al post correspondiente con mi opinión al respecto.

    Un fuerte abrazo y mi más sincera enhorabuena por tu trabajo y por superar los 10.000 viajeros espaciales.

    1. ¡¡Gracias por la felicitación!!

      Respecto a la reseña… No me hagas la competencia, ¿eh? jejeje No, ya en serio. Estoy de acuerdo con tu crítica, pero es que es muy difícil hacer un libro original tratándose de un segundo tomo basado en un mismo universo. Y sí, estoy de acuerdo con que es recomendable leer en el orden de edición.

      Gracias por el extenso comentario y, de nuevo, gracias por la felicitación. ¡Espero que pronto podamos ser más!

      Saludos, viajero…

  4. El libro está muy entretenido, pero a mi modo de ver tiene un lastre importante en la historia de amor de sus dos protagonistas. Un lenguaje demasiado relamido y una actitud sorprendentemente pasiva por parte de la chica, que al principio es fría como el hielo y acaba derretida ante un hombre bastante insoportable. Las escenas de acción funcionan muy bien, pero las románticas parecen metidas con calzador. Quizás un guiño a un tipo de lectores determinado?

    1. No creo que se trate de ningún guiño, sino más bien de algo inherente a cada lector. Es lógico que cada uno vea una escena determinada desde un punto de vista distinto. Ya sabes lo que dicen: para gustos, colores. Aunque sí que es posible que tengas parte de razón. Yo este libro lo leí condicionado por El Mapa del Tiempo y el ansia de volver a encontrarme una historia plagada de sorpresas inesperadas, por lo que no me fijé mucho en la historia de amor tal cual. Es posible que la de El Mapa del Tiempo sea más redonda, ahora que lo pienso… Pero sigo diciendo que no me dio esa sensación. Esa es la magia de la literatura; es un bicho cambiante que se presenta ante cada uno de forma diferente.

      ¡Gracias por comentar, viajero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s