“EL JUEGO DE ENDER”, de Orson Scott Card.

El Juego de Ender

¡¡Buenas noches, viajeros espaciales!!

Antes de nada, dejad que me disculpe por la tardanza a la hora de postear, pero la vida está llena de acciones ineludibles que roban demasiado tiempo. Espero ponerme al día para la próxima semana, y no dejar que pase tanto tiempo entre entrada y entrada.

Dicho lo cual, al lío. En esta ocasión voy a reseñar un libro que he tenido el placer de releer en varias ocasiones y que es uno de los primeros clásicos de la ciencia ficción que cayó en mis manos. De hecho, y si mi memoria no me falla, fue el primer libro que compré tras devorar todas las historias que anidaban en casa. Se trata de El Juego de Ender, del afamado escritor Orson Scott Card. Así que tiro de memoria, aprovecho que la adaptación cinematográfica está en ejecución (más info de la misma el final de la entrada) y os cuento por qué este libro está considerado como uno de los mejores del género.

Los que habéis leído mis feroces críticas, sabéis que no me gusta tirar de sinopsis a la hora de reseñar, pero en este caso es imprescindible sentar las bases de lo que se va a leer. Pero antes, dejadme que enumere los premios que esta obra se ha merecido, que son de peso; los Oscar del género. El Juego de Ender ganó los prestigiosos Nebula (1985) y Hugo (1986) de ciencia  ficción, y con esto está todo más que dicho.

Ahora sí, la trama. El Juego de Ender es una historia futura, donde la raza humana está en lucha con los insectores, una raza extraterreste que recuerda, como su nombre indica, a insectos. La guerra se ha prolongado por varios años, y la humanidad prepara a sus combatientes y dirigentes desde muy temprana edad, reclutando a los niños capaces y llevándoselos a academias militares en órbita, donde son entrenados y clasificados para los futuros cargos que ostentarán.

Con este planteamiento, y desde el principio de la novela, Orson Scott Card plantea un argumento sólido y cruel, donde los cadetes de la academia se verán expuestos a entrenamientos no exentos de peligro, y donde los movimientos de los chavales serán analizados con lupa. Ender Wiggin, el protagonista, será el eje central de la historia, y sobre él iremos descubriendo la realidad de la guerra, la dureza de las academias y, por medio de sus hermanos, los movimientos y ardiles políticos desarrollados en unos foros virtuales adelantados a su época.

Poco más diré de la trama, salvo que además de variada e intrigante, goza de unos giros y sorpresas (sobre todo el final) que dejarán a más de un lector despistado (y al que no lo esté) con la boca abierta y la sonrisa típica de las obras bien llevadas y ejecutadas.

La historia de Ender Wiggin se extiende más allá de El Juego de Ender, con varios volúmenes que continuan la narración en el punto en el que termina el primer libro, aunque esto no quiere decir que la novela que nos ocupa no concluya de manera satisfacctoria y los volúmenes siguientes deban leerse para saber la historia. Al contrario, recomiendo la lectura única de El Juego de Ender pues sorprenderá por la originalidad de la historia y, aunque se sigue viendo la mano de Orson Scott Card en los siguientes tomos, las nuevas historias poco tienen que ver con lo narrado en El Juego de Ender, incluido el tono de la narración y el tipo de trama.

Ahora, datos sobre la película. Con su estreno proyectado para 2013, la película de esta fantástica novela contará con un reparto de lujo. Assa Butterfiel (El Niño del Pijama de Rayas, La Invención de Hugo) dará vida a nuestro protagonista. El Coronel Hyrum Graff será interpretado por el siempre maravilloso Harrisond Ford, del cual poco se puede decir que no se sepa, y el resto del reparto, con caras conocidas por todos, genera una esperanza que hace pensar que, a lo poco que se esmere el realizador (el que filmó la malograda (quiero creer que por otros factores) X-Men: Lobezno), podremos disfrutar de una buena adaptación de este clásico de la ciencia ficción.

Y nada más, mis queridos lectores. Que El Juego de Ender no está en lo más alto de los Tops de la literatura de ciencia ficción por casualidad. Se trata de una novela que atrapa y sorprende, donde disfrutaremos como enanos del duro entrenamiento que los niños humanos deben soportar para luchar contra una raza de insectos que quieren pisarnos. Si quieres introducirte en la ciencia ficción y no sabes cómo, te recomiendo esta lectura. Y si eres asiduo lector del género y no conocías este libro, entonces, y sintiendolo mucho, ni eres seguidor ni has leído ciencia ficción.

Buena lectura, viajeros espaciales, ¡¡y difundid mi palabra!!

P.D: Dejo la portada de la edición que tengo del año 2ooo, que la nueva no me gusta, la verdad (la info si será de la nueva edición).


TÍTULO: El Juego de Ender (Ender’s Game, 1985).

AUTOR: Orson Scott Card.

PÁGINAS: 374 (tapa dura) – 360 (tapa blanda).

EDITORIAL: Ediciones B.

ISBN: 9788466639590 (tapa dura) – 9788496581579 (tapa blanda).

11 comments

  1. Conozco esta novela sólo de oídas, a pesar de que tengo un amigo que me la ha recomendado. Con tu reseña veo que no es una recomendación gratuita, que realmente merece la pena, así que tomo nota. ¡Saludos!

  2. En el foro comenté esta novela http://www.portalcienciayficcion.com/foro/showthread.php?p=7851#post7851

    Se la define con una sóla palabra: original.

    Veo difícil que una peli capte la esencia del libro el comic no lo he leído ¿tu Juanje?

    En cuanto a lo de calificar de “maravilloso” al actor Harrison Ford me vale si nos quedamos en Blade Runner o Star Wars, que más allá este actor se vendió por un buen puñado de dólares. Y ya se sabe un artísta de verdad nunca debe poder comprarse; tal como Hollywood hizo con Tim Burton y su espantosa versión de El planeta de los simios perdiendo muchísimo prestigio por aceptar este encargo.

  3. ¡¡Buenas, Oriafontan!!

    El cómic empecé a leerlo, pero no me gustaba el trazo del dibujo y la historia era “demasiado” fiel a la del libro. No era más que lo contado en imágenes que no me dijeron nada. Hubiera preferido una “adaptación”, con algún cambio menor que agilizara la historia para los bocadillos de las viñetas.

    Totalmente de acuerdo con lo de Tim Burton. Además de que parece ser que ha perdido un poco el norte con las últimas obras. Espero que con “Frankenweenie” enderece el rumbo (tiene pinta de que sí, y fe tengo, la verdad).

    Pero lo de Harrison… Ahí, discrepo. Es cierto que la calidad de muchas de sus películas deja mucho que desear, pero lo que no se puede negar es que él como actor nunca ha tenido una actuación que destrozase una película (como el mencionado Burton con los mencionados monos). Al contrario, siempre se dejan ver por el mero hecho de que este señor esté en pantalla. Así al menos pienso yo.

    PD: Se prepara secuela o precuela de Blade Runner con Scott tras la cámara. Pregunta: ¿Ford sí o Ford no? Yo digo que sí, pero para un cameo/homenaje. Todo lo demás, que asista a la premiere como mucho…

  4. Un caso opuesto al actor Harrison Ford es el del actor Brad Pitt. El rubio actor ha dejado de lado como norma general los proyectos más fáciles y comerciales y como artista ha buscado algo más.

    Esa honestidad no se ha visto en H. Ford que se ha diluido como un azucarillo por culpa del vil metal. Su película “Juego de patriotas” por las que cobró un dineral y las siguientes tonterías que protagonizo es prueba de ello.

    Por supuesto respeto tu opinión Juanje.

  5. Y yo la tuya, faltaría más. La sinceridad y el respeto es lo que busco en este blog, y al que no le guste (yo incluido), que no mire.

    Yo creo que simplemente cada uno escoge un camino, y yo veo bien ambos, la verdad. Por eso digo que me ciño a las actuaciones, no a las películas escogidas, que pueden malograrse por muchos factores externos a ellos.

    Mira, esto me ha recordado a un claro ejemplo de que cada uno escoge el camino que quiere, en esto de la interpretación. Se trata de Rick Moranis, el actor de cara cómica que salía en “Cariño he Encogido a los Niños” o “Los Cazafantasmas”. De repente, dejó de aparecer. Le preguntaron, y dijo: “Ya tengo más dinero del que voy a gastar en mi vida. ¿Por qué seguir trabajado?”.

    Pitt ha escogido, por su personalidad, proyectos que se escapen de la norma. A Ford no le ha importado trabajar en películas palomiteras de consumo rápido, y Moranis decidió dedicar su cuerpo y alma a la noble tarea de no hacer nada. ¿Alguno de los tres es mal actor? Para mí no, y creo que las películas en las que han salido han ganado, y si son malas son por problemas de guión (no tantos como podría parecer) y, sobre todo, por problemas de dirección.

    Y perdón por la brasa, pero es que soy cinéfilo profundo y a mí estos debates me pierden… 😀

  6. Pues te recomiendo que veas los dos cortometrajes de animación que optaban a los Goya 2012: Rosa y Birdboy.

    Bien creo que según uno opte por una u otra película deja clara su tendencia.

    Rosa es estética pura.
    Birdboy se acerca mucho más al concepto que tengo de Arte y comprendo perfectamente que haya sido la ganadora.

    Volviendo a los actores nombrados Brad Pitt se aleja de la estética y busca algo más. Un artista NO SE LE JUZGA SOLO POR EL RESULTADO sino por su personalidad.

    Y no me refiero a su vida privada por supuesto sino a que por sus obras te puedas hacer una idea de la personalidad del artista. Si eso es imposible será un artesano/profesional (H. Ford) pero no un artista.

  7. ME ha gustado tu reseña, y, si me lo permites, sin ser un pelma, en la ´septima línea pones “calló” en lugar de “cayó”
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s