“EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS”, de Joseph Conrad.

El Corazón de las Tinieblas, de Joseph Conrad

¡¡Buenas tardes, viajeros espaciales!!

Nueva obra que destripo en este mi blog abierto al mundo. En esta ocasión, le he metido mano (sentido figurado) a uno de los mayores clásicos de la literatura moderna (o eso dicen). El Corazón de las Tinieblas, del escritor polaco Joseph Conrad. El motivo principal para elegir esta obra no es otro que Apocalypse Now, quizás la mejor película del Francis Ford Coppola (para un servidor) y que está construida en base al relato de Conrad. Por cierto, ¿he dicho que se trata de una novela corta, o relato largo? ¿No? Bueno, pues dicho queda. ¿He dicho que no me ha gustado? ¿Tampoco? Pues dicho queda también (cómo se nota que es Lunes). Los motivos que me posicionan en contra del pensamiento generalista hacia esta obra, tras el salto.

Antes de nada, debo decir que leí El Corazón de la Tinieblas completamente condicionado por la película anteriormente mencionada, siendo esta una de mis obras cinéfilas favoritas de todos los tiempos. Intenté con ahínco desvincular las espectativas sobre la novela que la película me generaron, pero esa tarea es casi imposible. Quizás algún monje budista controlador del karma puede, pero yo no. ¿Quiere decir esto que mi crítica negativa está basada en unas expectativas no cumplidas? Sí y no. Me explico. Atacar una obra, sea del índole que sea, con expectativas, siempre resulta peligroso, pues no cumplirlas es algo factible, desvirtuando de ese modo una obra que quizás no merezca ser tratada tan negativamente. Pero debo decir aquí, querido lector, que si la obra es buena, las expectativas poco importan. Por ejemplo: El Juego de Ender (reseñado por vuestro humilde Poneletras aquí). Lo descubrí porque estaba entre los tres primeros puestos de todos los TOPs de la literatura de ciencia ficción que consulté. Teniendo en cuenta eso, y las sinopsis llamativa, las expectativas fueron enormes. ¿Qué pasó? Pues que El Juego de Ender pasó a ser una de mis obras favoritas, obligándome a releerlo en varias ocasiones a lo largo de mi existencia (y las que quedan). Pero vayamos sin más demora a desterrar los motivos que hacen que esta novela corta que nos ocupa haya quedado extremadamente por debajo de las expectativas.


Al margen de lo explicado en el párrafo anterior, y ciñéndome a la obra literaria en sí, El Corazón de la Tinieblas es un relato que, a pesar de la corta extensión, se hace pesado en el 80% de la lectura. Aunque la historia general está cláramente estructurada, el relato (la historia la narra un marinero) adolece de un ritmo cahótico que, supongo, fue la intención de Joseph Conrad, pero que entorpece enormemente la lectura. Además, hay reacciones y pensamientos de los personajes que quedan fuera de lugar, siendo ya no ilógicos, pues la locura está muy presente en toda la obra, sino incoherentes más allá de cualquier enajenación. Todo este conjunto hace que, como obra de entretenimiento, El Corazón de las Tinieblas deba ser repudiado sin contemplaciones.

El relato narra la remontada del río Congo que un marinero (el narrador de la obra) realiza a finales del XIX – principios del XX. En esta remontada se relata las condiciones de vida de los explotadores de marfil, de los indígenas esclavizados y de las condiciones mentales tan extremas que genera el salvaje continente (sobre todo en la persona del jefe de explotación Kurtz, personaje que, variado, también aparece en la película mencionada). Con todo esto, se puede leer El Corazón de las Tinieblas como una obra de crítica a la sociedad imperialista de aquellos tiempos y a los métodos utilizados para tratar a los nativos, extensible en la obra a todo el globo, y no solo a África. Y en ese aspecto, la crítica está bien, aunque a mi gusto se pierde en párrafos y párrafos de reflexiones acerca de todo que diluyen el ritmo de lectura y ralentiza el avance por la corta obra, dando la sensación de estar ante un tomo de mil páginas, y no ante uno de poco más de 100 páginas (unas más si contamos los prólogos estudiosos de las ediciones modernas). Con todo esto, yo me pregunto: ¿acaso no hay cientos de obras más que generan las mismas críticas mordaces envueltas en relatos de diversa índoles? ¿Y no son la mayoría de esos relatos obras que poseen una lectura mucho más agradable y satisfactoria que esta que nos ocupa? Las respuestas son sí y sí. Ahora, el motivo por el que El Corazón de las Tinieblas sea considerado una obra imprescindible de la literatura moderna, se me escapa totalmente. Ese concepto de “obra universal” de lectura obligada ni lo he entendido nunca ni lo entenderé jamás, habiendo como hay miles de libros equiparables y que no son tan pesados. Solo espero que no sea culpa mía, y algo de razón tenga…

Así que si pienso que no se puede leer como entretenimiento, ni como análisis de crítica social, ¿qué nos queda? Pues el tema principal de la obra: La Locura. Una locura presente desde el principio, y que parece emanar de la propia selva que sirve como telón del relato. Pero (hoy siempre hay un “pero”), a mi parecer, se trata de una locura incoherente. Quizás la de Kurtz sí que se pueda entender más, pero no las obsesiones del resto de personajes, que parecen magnificados en sus emociones para un fin que se me escapa totalmente.

¿Entonces? Bueno, nos queda Kurtz, un personaje presente desde el principio de la obra y que está permanentemente envuelto en un halo de misterio. Además, todos los personajes se siente extrañamente atraídos por su persona, aun sin haberlo visto siquiera una vez en vida. Una atracción que, como he dicho, me parece fuera de lugar, pero que se podría entender con un tramo final del relato que te atrapase como a los personajes de El Corazón de las Tinieblas¿Qué ha pasado entonces? Pues que a mi parecer (como siempre) no se puede hablar durante toda la obra de Kurtz, de su grandeza y de su inteligencia sobrehumana, además de la voz cautivadora y las frases grandilocuentes, y después mostrarlo en apenas unas páginas, en un estado que de grandeza no tiene nada y con una voz vacía, sin fuerza, donde solo la frase más conocida de la obra (¡El Horror!) tiene cierta fuerza narrativa, y esto siendo en extremo generoso.

Entonces, Poneletras, ¿qué se salva? Pues muy fácil: su existencia, ya que sin ella, Francis Ford Coppola jamás hubiera realizado esa obra magna del cine llamada Apocalypse Now; una obra que coge todo lo aprovechable en el relato de Joseph Conrad y lo alza hasta la cúspide de su potencial, siendo la película lo que el libro debería haber sido.

Y nada más. El Corazón de las Tinieblas es, para este vuestro Poneletras, una obra pesada, no tan diferente a otras como se podría pensar por su fama, que se pierde en relfexiones interminables que mezclan temas y que te deja con el mal sabor de boca al hablar de tanta grandeza en una persona y ver que se trataba de un truco, un engaño para mantener el interés en la lectura, haciendo que el final produzca una decepción muy onda que difícilmente se podrá borrar.

Como siempre que no me gusta una obra, la crítica ha quedado extensa. ¡Gracias por leer hasta aquí! Ahora, se quedan abiertos los comentarios para que me lapidéis sin pudor por verter tal cantidad de sandeces acerca de un imprescindible de la literatura contemporánea. Estaré encantado de leer vuestros puntos de vista, debatir lo que haya que debatir y recibir los insultos que deba recibir (eso sí, por favor, que sean ingeniosos).

Leed, malditos, leed, ¡¡y difundid mi palabra!!

PD: Hay multitud de ediciones con diferentes editoriales. Os pongo los datos de las ediciones de Random House Mondadori. La portada es de la edición de bolsillo. Siento que no la haya encontrado más grande (para los que les guste pinchar en la imagen y disfrutar los detalles, como yo).

TÍTULO: El Corazón de las Tinieblas (Heart of Darkness, 1889 [por entregas] – 1902 [como novela]).

AUTOR: Joseph Conrad.

PÁGINAS: 224 (tapa dura) – 176 (tapa blanda).

EDITORIAL: Mondadori (tapa dura) – Debolsillo (tapa blanda).

ISBN: 9788439721727 (tapa dura) – 9788497596466 (tapa blanda).

5 comments

  1. La mayoría que leen esta novela les ocurre lo mismo que cuanto encaran DOCTOR ZHIVAGO de Boris Pasternak, tienen una enorme decepción y muchos no llegan ni a la mitad.
    Bueno esta de Conrad es mucho más corta afortunadamente para estos lectores. Y es que la mayoría de estos lectores son lo que mi idilotrado (y no es dicho peyorativamente ni mucho menos) calificaría de “impacientes” Y Stefan Zweig escribía para los lectores impacientes no así Conrad o Pasternak. Cada libro tiene su lector, si no te ha gustado las dos novelas mencionadas estoy seguro que te encantara todo lo de Zweig. Recomiendo su antológica biografia “Fouche, un genio tenebroso” como la mejor biografía que nunca haya leído.

  2. ¡Gracias! Me apunto la recomendación de Zweig para darle una oportunidad, a ver si encuentro el estilo “clásico” de principios de siglo que se ajuste a mí.

    ¡Saludos!

  3. Pues ni te leas Lord Jim o La Peste o cualquier relato de Borges, a Kafka o La Montaña Mágica. Esa grandiosidad caótica de los relatos que te transportan. Esas muchas páginas que sintetizan solo el ínfimo valor de una frase, de una apostilla (como te explicó otro comentarista) no es apto para gente impaciente. Retratar tan bien lo caótico de las sociedades africanas post conquista y cómo llega a infiltrarse en los personajes que lo visitan, describir tan vivamente los paisajes de una tierra indómita y casi inexplorada por aquellas épocas y abandonadas a la suerte de la magia y lo satánico por las huestes europeas solo puede ser obra de un marinero. Es un libro magnífico, así como magnífico es Lord Jim, K, La montaña mágica o cualquier obra de finales del siglo XIX o principios del XX que retrate la epopeya de una moral, una civilización, una mentalidad.

    1. De ahí la grandeza de la literatura: ¡¡todos tienen su espacio!!

      Gracias por comentar y por las no-recomendaciones, aunque siempre me ha gustado probar todos los estilos y no descarto hincarle el diente a alguno de los mencionados. Quizás El Corazón de las Tinieblas me pilló en un mal momento, quién sabe…

      ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s