“SIN NOTICIAS DE GURB”, de Eduardo Mendoza.

Sin Noticias de Gurb

¡¡Buenas tardes, viajeros espaciales!!

Entre lágrimas del cielo os escribo, lo que viene a significar que en mi ciudad (Cartagena) está lloviendo y mis dedos aporrean el teclado. Voy a desenterrar las sensaciones despertadas por esta peculiar obra de Eduardo Mendoza. Ya en anteriores ocasiones, este escritor español utilizó la parodia para sumergirse en las historias que le rondaban la cabeza y que tuvo a bien de regalarnos, pero este libro es diferente, pues en sus inicios no fue concebido como tal, sino como un serial escrito (si es que el término existe, que lo acabo de pensar). Pero me desvío del camino, y eso, aunque emocionante en ocasiones, no es muy recomendable.

Sin Noticias de Gurb llegó por primera vez a mis oídos hace mucho tiempo, cuando los móviles no eras listos e internet apenas un hervidero de pornografía y poco más. Decían que se trataba de un libro que se podía encasillar en la ciencia ficción, ameno y de fácil y rápida lectura. Y razón no les faltaba, excepto en lo primero, pues aunque nuestro protagonista es un extraterrestre, el libro es una sátira pura y dura de la Barcelona pre-olímpica. Pero de nuevo me he desviado, y no he comenzado por el principio, así que dejemos este párrafo y hagamos las cosas bien.

Un amigo de Eduardo Mendoza, tras mucho insistir, consiguió convencer al escritor para que le escribiera unas historias cortas en su periódico. Eduardo lo pensó mucho y se decidió por satirizar la ciudad que acogería en breve unos juegos olímpicos, y que cambiaba tan rápidamente que apenas dejaba tiempo para asimilar su evolución. Así pues, las entregas era cortas, sencillas y de fácil lectura; apropiadas para el formato requerido en el periódico. Una vez terminado su serial, la editorial le propuso reunir las historias, pulirlas y editarlas como libro. Eduardo Mendoza tuvo sus dudas, pues no veía potencial en la historia, y pensó: ¿quién carajo querría pagar por algo que ya ha sido publicado gratuitamente? El “carajo” es mio, por cierto. Pero al final accedió, el libro se editó y se convirtió en una de sus obras más vendidas, para sorpresa del desconcertado escritor.

Como decía dos párrafos más arriba, Sin Noticias de Gurb trata de una extraterrestre que viene a la Tierra, junto con un compañero, para estudiarnos. El compañero sale a investigar, se pierde y el protagonista (de nombre anónimo, como muchos de los personajes de Eduardo Mendoza) comienza a buscar a su compañero (Gurb) por las calles de Barcelona. Eso se explica en la primera entrada, pues toda la novela esta estructurada como si de un diario se tratara. A partir de ahí, el desconcertado punto de vista del protagonista proporcionará al lector situaciones rocambolescas, pensamientos absurdos y una crítica sutil de la especia humana en general y de Barcelona en particular.

Con todo esto, Sin Noticias de Gurb se lee fácil, muy rápido (apenas unas horas), pues además de ser corto, el formato en el que está escrito (como si fuera un diario) favorece la lectura. Aunque a veces peca de absurdo, el humor está bien llevado, y más de una y más de dos carcajadas me arrancó mientras lo leía, lo que es de agradecer. Por desgracia, tiene un fallo inherente a su forma: pensado para leer fragmentado, la lectura “del tirón” puede resultar repetitiva en determinadas ocasiones; solo un par de veces, pero fastidioso en un libro tan corto.

Entonces, ¿puede el fallo mencionado desmerecer la obra? Sí, si se lee sin conocer sus orígenes. No, conociendo el germen que hizo brotar la novela. Reunimos todo lo dicho, removemos y nos sale una novela corta y agradable, de fácil lectura y humor satírico que nos entretendrá en una tarde lluviosa como esta; en un día de playa mientras esperamos a que los críos retocen por la arena y se bañen en la orilla desafiando contínuamente el mandato de no alejarse; en la cola del médico, entre toses y gérmenes ajenos que gustosamente llevaremos a casa con nosotros; esperando el autobús o el metro, leyendo las entradas del diario como fueron concebidas (espaciadas en el tiempo); como os salga de un pie.

Elijas lo que elijas, querido viajero espacial de esta nave biológica, las horas invertidas en la lectura de Sin Noticias de Gurb, aun no siendo de las mejores de tu vida literaria, tampoco serán horas desperdiciadas, y recordarás el libro con cariño, una media sonrisa en los labios y una antojo de churros difícilmente superable.

Feliz lectura, lector, y si te place, difunde mi palabra.

TÍTULO: Sin Noticias de Gurb (1991).

AUTOR: Eduardo Mendoza.

PÁGINAS: 144.

EDITORIAL: Seix Barral.

ISBN: 9788432207822.

2 comments

    1. ¡Hola Rosalía! La verdad es que yo no conocía a Eduardo Mendoza. Este libro me lo dejó un amigo, pero hay que reconocer que para la sátira, tiene mano. A ver si le hinco el diente a la serie policial que tiene, que parece ser portadora de grandes momentos (y divertidos, que buena falta hacen).

      ¡Saludos, viajera!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s