“EL HOBBIT”, de J.R.R. Tolkien

El Hobbit

¡¡Buenas tardes, viajeros espaciales!!

En breve podremos disfrutar de la adaptación cinematográfica de este clásico de la literatura universal a manos de Peter Jackson, el mismo realizador que se encargó de hacer justicia con la Tierra Media en la trilogía de El Señor de los Anillos, interpretada por Viggo Mortensen, Ian McKellen, Elijah Wood y muchos otros. Por este motivo, rescato de la memoria los recuerdos de las dos lecturas que, hasta la fecha, he realizado de El Hobbit, de J.R.R. Tolkien, y las comparto con vosotros, ¿de acuerdo? El viaje por mis párrafos es gratuito y opcional, faltaría más…

Antes de nada (sí, como siempre) hay que tener en cuenta que El Hobbit y El Señor de los Anillos, aunque comparten mundo, línea temporal y personajes, son dos libros bien distintos (trato El Señor de los Anillos como un libro porque lo es, solo que, como suele pasar con las obras monstruosas, se separó en volúmenes). Así pues, vamos a tratar a El Hobbit como lo que es: un libro juvenil de aventuras. Y es que así fue concebido por su creador, el genial J.R.R. Tolkien. De hecho, el primer crítico reconocido de esta obra, y el que le animó a intentar publicarla, no fue otro que su hijo, que quedó fascinado por los personajes, los seres y las aventuras narradas. Como extra, el infante se llevó una prosa cuidada y detallista y un trasfondo histórico casi más rico que el de esta nave biológica sobre la que surcamos el vasto universo.

Así pues, ¿que nos vamos a encontrar en el libro de El Hobbit? Pues lo mencionado más arriba: aventuras. Así, sin más. J.R.R. Tolkien no intentará desmenuzar los secretos del alma humana a traves de situaciones metafóricas ni chorradas de esas que tanto gusta decir en algunos sectores. Lo único que el escritor pretende es entretener con un mundo inventado plagado de criaturas fantásticas y culturas basadas en el folclore de nuestra realidad. El Señor de los Anillos sí que goza de más análisis y crítica a la sociedad de la revolución industrial y la guerra, pero no así El Hobbit.

Aunque sea un libro juvenil y para pasar el rato, la prosa que nos encontraremos entre las páginas de esta aventura será la propia de J.R.R. Tolkien. A saber: detallista, florida y, si me lo permitís, “cantarina”; ideal para leer en voz alta como lo que es: un cuento fantasioso. A esto se le una la diversidad de paisajes por los que andaremos, encontrándonos con una determinada fauna, flora y raza ocupando uno u otro lugar, como microcosmos dentro de un todo. Y los personajes, además de variados, gozan de una personalidad marcada (en la mayoría de los casos) y muy acorde con lo que se espera de ellos, teniendo siempre en cuenta que estamos leyendo un cuento juvenil que casi está pensado para leer en voz alta, con nombre retumbantes, canciones complejas y situaciones peliagudas y divertidas.

Y poco más que decir sin desvelar nada de la trama. J.R.R. Tolkien consigue con El Hobbit sentar las bases de una fantasía de la que él mismo bebería en El Señor de los Anillos, y de la que muchos otros autores han extraído criaturas, estructura, narración, etcétera. Un libro para ser leído con el único propósito de disfrutar y de pasar un buen rato, quizás junto a tu retoño si le va la marcha y los cuentos narrados de seres fantasiosos. Una vez leído, si la prosa y el mundo te ha atrapado, se impone la lectura de El Señor de los Anillos, un libro mucho más “maduro” y complejo.

Buena lectura, viajeros espaciales, buen visionado de la película si decidís ir a verla al cine cuando se estrene y, como siempre, ¡difundid mi palabra si os place!

P.D: Os pongo los datos de todas las versiones disponibles en la editorial Minotauro. La portada pertenece a la edición del “70 Aniversario”, y, además de ser la primera que se uso, está diseñada por el propio Tolkien. Estuve buscando la portada de la antigua edición de Minotauro (compañera de la edición de La Comunidad del Anillo que sostengo desafortunadamente más arriba, a la izquierda, en la maravillosa fotografía que ilustra este blog), pero no hay ninguna de calidad suficiente. Me da rabia; la portada de John Howe es sublime y me ha acompañado toda mi vida…

TÍTULO: El Hobbit (The Hobbit, 1937).

AUTOR: J.R.R. Tolkien.

PÁGINAS: 360 (cartoné infantil) – 288 (cartoné) – 292 (ilustrado) – 448 (anotado e ilustrado) – 288 (70 aniversario).

EDITORIAL: Minotauro.

ISBN: 9788445074855 (cartoné infantil) – 9788445073803 (cartoné) – 9788445072820 (ilustrado) – 9788445076187 (anotado e ilustrado) – 9788445076736 (70 aniversario).

4 comments

  1. Cuando me mencionan a J.R.R. Tolkien no puede evitar recordar su castaña pilonga del Silmarillion que yo pensé que no había escrito él sino sus hijos. Pero los fanáticos dicen que lo escribió él y no sólo eso sino que es un libro bueno. Y ante esa afirmación de uno de los bodrios más gordos que me he plantado solo puedo pensar o que los “fanáticos” de Tolkien han perdido todo sentido crítico o no sé yo efectivamente no entiendo la “diversión” de que me inunden con nombres y mitología chorra.

    Silmarillion es de las cosas más infumables y una de las mayores tomaduras de pelo que han caido en mis manos. Lo recuerdo con horror y lo tire a la basura de reciclar papeles a ver si daban mejor uso al papel.

    Horripilante y claro con ese antecedente nefasto sus restantes obras me parecieron entretenidillas sin mas porque no se me quitaba el trauma de Silmarillion.

    1. El Problema de Tolkien es que o te gusta o no te gusta. El Hobbit puede ser el más “neutro”, por decirlo así, pero El Señor de los Anillos es un libro más complicado, maduro y, sobre todo, escrito en los 30, lo que también hay que tener en cuenta. Es fundamental que se lean estos dos primero y después, si hay ganas, el Silmarillion.

      Una vez leídos estos dos, como digo, si te gusta la Tierra Media, las otras lecturas te fascinarán. Yo no he leído todavía El Silmarillion, la verdad (por eso no he dicho nada de él), pero sí que me han hablado de él, y contado de que va, y qué quieres que te diga: quiero leerlo. Sé que es más un libro de historia de la Tierra Media que una novela, pero es lo que hace el fanatismo que puedas tener de una obra: quieres leer todo lo que puedas de ese mundo.

      Como ejemplo de lo que es El Silmarillion y de cómo hay que entenderlo: George R.R. Martin está preparando un libro análogo para su mundo de La Canción de Hielo y Fuego. Se alejará de la narración novelesca para ofrecer y explicar el trasfondo histórico que nos encontramos en los Siete Reinos y las tierras que los rodean. Un libro que si es lo primero que se lee de Martin y su Canción, será soporiferamente mortal, pero para los fans como yo, será una delicia llena de respuestas que nos rondan la cabeza.

      Todo este rollo para decir que siento mucho que El Silmarillion fuese lo primero que leyeses de Tolkien. Quizás en otro orden hubieras tenido otra percepción. ¡¡Gracias por pasarte por este rinconcito dejado de la mano del creador!!

    1. Aquí se publica todo, hombre, menos la publicidad y los intentos de ella. Cuando saque un hueco bueno actualizo el post. Mientras tanto, viajeros tenaces que os atrevéis a llegar hasta los comentarios, ¡disfrutad con el aporte de Fernando!

      Y gracias, Fernando. Que no me entere yo de que dicen por ahí que no soy educado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s