“LOS JUEGOS DEL HAMBRE I – DISTRITOS”, de Suzanne Collins.

Los Juegos del Hambre - I Distritos

¡¡Buenas noches, viajeros espaciales!!

Aprovecho que se acaba de estrenar la película de Los Juegos del Hambre con récord de taquilla para leer y hablar de la novela en la que se basa; la primera de una trilogía. Los que me seguís, sabéis de sobra que no me gusta decir nada de un libro. Y cuando digo nada, me refiero a nada de nada. Solo sensaciones transmitidas, calidad destilada y etcétera. Aun así, hay un par de detalles que si se pueden contar. Suzanne Collins relata un mundo post-apocaliptico con tintes de distopía y hasta aquí puedo leer. Sobre el tono, sobre lo que se puede encontrar entre las páginas de este libro y sobre otros aspectos, deberéis pinchar en el sugerente “Sigue leyendo”. Un click, y reseña al canto.

Este primer volumen de la saga de Los Juegos del Hambre se llama Distritos. En este libro (y en los venideros), Suzanne Collins relata la vida de una… Perdón, que se me olvidada el “antes de nada”.

Antes de nada, hay que decir que la trilogía de Los Juegos del Hambre es literatura juvenil tirando “parriba”. Es decir, que está enfocada a un público más bien joven pero que no se corta a la hora de presentar situaciones salvajes y crueles. Eso se nota en partes de la trama y en la prosa (que se nota la parte juvenil, me refiero), pero os puedo asegurar que no en el resto del libro, siendo estos problemas menores.

Y ya que menciono los problemas, vamos con el primero: el narrador. En este libro (y en los venideros), Suzanne Collins relata la vida de una chica de dieciséis años que vive en uno de los Distritos más pobres. Pero por desgracia, lo hace desde el punto de vista de la chica. Es decir, que la voz narradora es primera persona. Para mí, salvo excepciones, esa voz hay que evitarla en lo posible, aunque en ocasiones (sobre todo en novela negra) es muy resultona. Peeeeero la persona de la voz se ve reforzada (negativamente) por el tiempo: presente. No Suzanne, no. Eso no se toca, eso caca. Primera persona del presente simple, para mí, es la peor voz que se le puede poner a la narración a un libro. No me parece coherente, y confieso que me cuesta horrores acostumbrarme a ella. Pero bueno, este puede ser un problema personal, así que vamos a ver si tiene bondades esta obra de Suzanne Collins.

Vaya, que despistado estoy yo hoy; he decidido seguir con el otro punto negativo que le encuentro al libro. En fin, espero que podáis perdonarme… Al ser literatura juvenil, Distritos ocupa parte de las páginas del libro con romances juveniles, dudas y pasajes que, supongo, hará las delicias de las “jóvenas” hormonadas. A mí, no me gusta. Y no me gusta porque no creo que el marco sea el adecuado, y porque además, parece que Suzanne Collins introduce estos breves escarceos amorosos a la fuerza, como si fuera una obligación. Aun así, estos momentos son muy puntuales, y quedan en seguida enmascarados por las ganas de saber qué va a pasar y cómo, así que es un mal menor, la verdad, y seguro que hay muchos lectores que lo agradecen. Ahora sí, lo bueno.

La historia. Esa sí es buena. ¿Original? No, pero pocas historias hay originales en el mundo. Para mí, lo más importante no es que sea original o no, sino que se cuente bien o no, que se añadan los suficientes factores propios como para bañar el relato con las suficientes ganas de seguir leyendo y querer conocer más del mundo copiado/inventado. Pero Poneletras, hoy nos estás volviendo un poco locos. ¿Por qué dices lo de la originalidad? ¿Qué ha copiado? Bien, sin decir nada pero diciendo mucho, diré que nada más empezar a leer, se me vinieron a la mente dos obras de ficción: La Larga Marcha, de Stephen King (bajo el seudónimo de Richard Backman) y Battle Royal, película japonesa de finales de los 90. Quizás ahora mismo estés pensando, si conoces estas obras, que estoy destripando mucho, pero si lees la contraportada, la sinopsis de la película o ves el trailer, verás que lo intuído más arriba es lo que se empeñan en mostrar desde un principio. Vamos, que no ocultan lo que pasará a mitad del libro, por mucho que yo me niegue a comentar nada.

Si no conoces las obras mencionadas anteriormente, te puedo dar pistas para despertarte el gusanillo: post-apocalíptico, distopía, juegos y niños en situaciones crueles. Una mezcla que hace de Distritos, el primer volumen de Los Juegos del Hambre, una lectura más que recomendable, original para mucha gente y siempre atrayente. Los personajes están suficiéntemente definidos, la trama bien hilada y llevada, y la parte “gorda” del libro es interesante, variada y te mantiene pensando todo el tiempo: “¿Qué haría yo?”.

Lo malo, como he dicho, la voz narradora y la parte amorosa (ojo, que no es empalagosa a lo Crepusculo; tan solo amores juveniles, pero que para mí parecen un poco forzados, pues aparecen de golpe y sin previo aviso. Además, son trocitos muy breves). También la prosa puede pecar de “ingenua” o plana, desluciendo algunos pasajes que podrían ser apoteósicos, pero el resultado final es más que aceptable; es bueno. Y el conjunto (los elementos de la historia, la mayoría de los personajes, el trasfondo oculto que se intuye (y que sustenta los siguientes volúmenes) y las situaciones vividas), aunque en ocasiones irregular, raya a buena altura y deja buen sabor de boca.

Y resumo, que hoy no estoy muy fresco: buen libro, buena historia, juvenil pero adulto, con elementos distópicos bien “maduros”, fallos que no deslucen el conjunto y ganas de seguir leyendo los otros volúmenes y ver si se desvelan las incógnitas (incluida la amorosa) que plantea Distritos, el primer volumen de la trilogía de Los Juegos del Hambre.

En breve colgaré la segunda parte y ya diré que me parece, y si este libro gana al leer el segundo (de momento diría que sí). Así que no le tengas miedo a esta novela por ser tildada de “juvenil”, disfruta con la crudeza de algunos pasajes, piensa qué harías tú y, como debería ser siempre, ¡¡disfruta de la lectura!! Y difunde mi palabra si te place, claro.

P.D: La película, por cierto, parece ser que es buena. Está escrita por la propia Suzanne Collins, y está teniendo buenas críticas. Eso sí, si queréis llegar totalmente vírgenes a la lectura/visionado, no veáis el trailer; es el primer 1/3 del libro contado entero, desvelando incluso medias sorpresas. Avisados quedáis…

 TÍTULO: Los Juegos del Hambre – Distritos (The Hunger Games, 2008).

AUTOR: Suzanne Collins.

PÁGINAS: 400.

EDITORIAL: Molino (Ficción Ya).

ISBN: 9788498675399.

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s