“HARRY POTTER VI – Y EL MISTERIO DEL PRINCIPE”, de J. K. Rowling.

Harry Potter y el Príncipe Mestizo

¡¡Buenos días, viajeros espaciales!!

Llegamos a las últimas bocanadas de la historia del ya adolescente Harry Potter. En este caso, nos topamos con un libro que es más corto que su predecesor y antecesor pero que concentra una tremenda cantidad de información que aclarará puntos, reforzará opiniones y tramas que tengamos montadas y desvelará con qué baraja jugaremos la partida final (símil excelente jamás utilizado, por cierto). Así que vamos a ver qué nos ofrece este sexto libro de la serie del joven mago escrita por J. K. Rowling.

Debo comenzar la disección mencionando que Harry Potter y el Misterio del Príncipe es, hasta este momento de la saga, el libro más planificado. Y es que J. K. Rowling es una escritora visceral, que rebosa calidad y escupe sus novelas sin pensarlo mucho. O por lo menos así era hasta Harry Potter y el Cáliz de Fuego, pues en la redacción de ese tomo, la escritora británica se sorprendió al ver como su inspiración la había llevado a una ciénaga oscura rodeada de altos e inexpugnables acantilados. Vamos, que la cagó y no supo ver dónde se estaba metiendo, teniendo que dar marcha atrás y reescribir un tercio del libro. Por eso, y en palabras de la autora, Harry Potter y el Misterio del Príncipe es el libro que más planificó antes de ponerse a escribir seriamente.

Además, este volumen es para la autora el mejor, pues en él introduce elementos que siempre había querido regalarnos pero que nunca encontraron su lugar en los tomos anteriores. Y lo que para mí es más importante: con un final y tono polémicos, J. K. Rowling tuvo bien claro desde el principio que Harry Potter le pertenecía, y que iba a escribir para ella, lo que le saliese de ese lugar de donde salen las ideas, y que no pensaba hacer caso del “qué dirán”. Valiente postura en la literatura comercial; fácil de tomar desde la cúspide de la fama.

Todo eso muy bien y muy bonito, y muy bien expresado, ¿pero qué nos vamos a encontrar en el libro? La historia, claro. Mis disculpas. En Harry Potter y el Misterio del Príncipe nos encontraremos, de forma general: amor, muerte, lealtad y decepciones provenientes de distintos lugares (egoísmo, presión, miedo, confianza traicionada, etcétera). Muchos temas, sí, algunos más sutiles que otros, también, pero todos con un matiz de unión: oscuro. Y es que Harry Potter y el Misterio del Príncipe acentúa aún más la línea descendente que hemos seguido durante toda la saga y que nos ha llevado de la luminosidad de los sueños infantiles a la oscuridad de las pesadillas adultas.

¿Pero qué se muestra en el libro para que se diga que es más oscuro? Nos tienes en ascuas… Lo sé, y lo siento, pero ya sabéis los que me seguís que no soy muy dado a soltar ningún tipo de spoiler (ya sean obvios o conocidos por todo el mundo; soy de los que piensa que siempre queda alguien que no ha leído ni visto nada de una historia y quizás le interese leerla sin que se la destrocen). Lo único que diré es que conoceremos y bucearemos en el pasado de uno de los personajes importantes de la trama de Harry Potter. En esos viajes, encontraremos ubicaciones más propios del pesimismo de Dickens que de una novela que todavía arrastra la etiqueta de “juvenil”, además de reforzar el ya amplio mundo mágico con más historia, más información, más costumbres y, en definitiva, más de todo.

Saltando sobre el hecho más importante de Harry Potter y el Misterio del Príncipe, hay que decir también que este sexto libro de la saga nos deja a las puertas de lo que será el sprint final, y nos descubrirá pistas sobre el siguiente y último libro, como por ejemplo la rotura de la estructura seguida en los volúmenes anteriores, con unos protagonistas que desechan la efímera adolescencia para meterse de lleno en problemas y actitudes más propias de adultos; una promesa de intensas aventuras para el último tomo de Harry Potter.

Resumiendo: más corto que los que le rodean pero cargado de información relevante tanto del pasado como para el futuro, Harry Potter y el Misterio del Príncipe es una declaración de intenciones de J. K. Rowling. La escritora británica deja bien claro que escribe para terminar la obra que siempre rondó su cabeza y no para satisfacer a las hordas de “asociaciones” y críticos que claman por un producto en concreto, como si J. K. Rowling fuese una jukebox literaria y no una autora de probado talento. Oscuro como la historia requiere pero sin olvidar los valores que acompañan al joven mago y sus amigos, Harry Potter y el Misterio del Príncipe es un preámbulo de un final que promete ser apoteósico, y que rompe con lo establecido en el género y en la serie que nos ocupa, mostrando que la realidad del mundo mágico de Harry Potter es crudo como la vida y decepcionante como los sueños.

Y nada más por hoy y sobre este tema, viajeros espaciales. Pronto liquido (en el buen sentido) al joven mago y retomo la literatura al margen de las sagas, que la diversidad es buena después de tantas y tantas páginas en un mismo mundo. Espero que sigáis siendo felices, que leáis mucho y que, si os place y creeis que me lo merezco, engalanéis vuestras cuidades con carteles mostrando las bondades de este vuestro blog mantenido por este vuestro humilde Poneletras. ¡¡Feliz lectura, viajeros!!

TÍTULO: Harry Potter y el Misterio del Príncipe (Harry Potter and the Half-Blood Prince, 2005).

AUTOR: J. K. Rowling.

PÁGINAS: 608 (cartoné y bolsillo).

EDITORIAL: Salamandra.

ISBN: 9788478889907 (cartoné) – 9788498383638 (bolsillo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s