“LA REINA DEL SUR”, de Arturo Pérez-Reverte.

La Reina del Sur

¡¡Buenos días, viajeros espaciales!!

No me avergüenzo si aseguro que mi paisano Arturo Pérez-Reverte no me parece un buen novelista. O me parecía, más bien. Lo admiro todo lo que un hombre de a pie criado en el tercer mundo puede admirar a un tipo que se ha tirado gran parte de su vida esquivando balas para conseguir una foto o una entrevista del mismo tipo que, minutos antes, le estaba encuadrando en una mira telescópica pensando si se ventilaba al pájaro o no merecía la pena. De hecho, fue con Territorio Comanche cuando comencé a seguirle la pista al flacucho de gafas que había visto en el telediario en una crónica desde una trinchera y con trazadoras sobre la cabeza. Desde entonces, sus artículos de Patente de Corso (aquí podéis leerlos) son sagrados en mi rutina semanal. Entonces, ¿por qué dices que no te gustaba como novelista? Pues pasa y te lo cuento, querido viajero.

Como he dicho, lo primero que leí de Arturo Pérez-Reverte fue Territorio Comanche, que no deja de ser un relato de sus vivencias en la descomunal guerra de los balcanes. Un relato crudo y sincero cargado de la despreocupación del que ha vivido rodeado de muerte demasiado tiempo. Pero por aquella época, los libros escritos por españoles no eran santo de mi devoción (me crié leyendo ciencia ficción americana, de la clásica, y difícilmente me podían sacar de ahí), así que no ataqué ningún libro más. Hasta que apareció La Carta Esférica, novela narrada en su tierra (y la mía) de Cartagena, España. ¿Cómo no leerla? Pero quizás por las ganas que tenía, por ver el contraste de encontrarme una historia impresa en papel que discurriese por tierras conocidas y no por mundos lejanos, o por vaya el diablo a saber qué, me decepcionó. Bastante. Lo siento, Arturo. Se lee bien, y fácil. Y es entretenida. Pero, salvo una escena difusa, imposible que recuerde nada del libro.

Así que decidí que Arturo Pérez-Reverte sólo escribía bien la no ficción. Aun así, le di una oportunidad a su Trafalgar, quizás por el hecho de que se puede considerar más una narración histórica que una novela histórica; la disposición de la batalla es tan fiel como puede serlo. El caso es que este libro también me gustó bastante. Me he criado en costa, y mi casa rezuma de barcos de la época creados por mi padre a partir de planos originales.

Vaya brasa nos estás dando hoy, Poneletras. ¿A qué viene todo esto? Pues sólo intento justificar de alguna manera que no me haya gustado hasta ahora el Arturo Pérez-Reverte más novelista. Intento poner sobre la mesa los antecedentes que pueden haber influido en la lectura de La Reina del Sur, para que podáis vosotros, queridos lectores, tener toda la información posible sobre el motivo de mi critica. Así podréis aplicar con más certeza mis palabras a vuestra decisión sobre si merece la pena ir a comprar el libro o no. Una vez todo aclarado (o más bien lo contrario), vamos al lío.

La Reina del Sur es una novela sublime de Arturo Pérez-Reverte. Narra la tortuosa vida de una mejicana que, por caprichosos designios, nació, creció y vivió rodeada de narcotráfico en todas sus formas y variantes. Una vez establecida la base, la novela trascurre por diferentes localizaciones, y todas ellas (esta sí es una gran virtud que reconozco en Arturo Pérez-Reverte) descritas con una precisión envidiable. Mientras lees, tendrás la certeza de que si alguna vez viajas a los sitios descritos, verás exactamente lo que imaginas con la prosa de Arturo Pérez.Reverte. Y es que este escritor cartagenero, para todas sus novelas, emplea su vasto conocimiento del mundo para delinear un relato fiel a la realidad. Y si hay dudas sobre un sitio, nada mejor como pegarse un viaje y ver in situ dónde se va a desarrollar la acción de la novela (como bien se está viendo en su blog Anotaciones sobre una novela, al que podéis acceder desde aquí).

Los personajes están bien definidos, y todos van cargados con elementos reales que los hacen más reales, si me permitís la expresión. De hecho, muchos de los que aparecen son personas de carne y hueso, nombre y apellidos incluidos, que hacen en la novela lo mismo que en la vida real. Sabiendo esto, la novela gana un +10 en interés, ya que habrá pasajes que creerás exagerados pero que, si investigas un poco, descubrirás que son simples representaciones de, por ejemplo, una noche en el Estrecho de Gibraltar.

La historia es buena, muy buena. Ficticia, por cierto, aunque mucha gente se ha empeñado en buscar similitudes con féminas reales del narcotráfico (obviando la inevitable inspiración en la realidad de cualquier novela). Es variada, tiene suficientes giros y profundidad suficiente como para no cansarse de estar leyendo quinientas páginas sobre lo mismo. Y no puedo olvidar una de las cosas que más me ha gustado: ésta no es una historia moral. No busques juicios sobre el bien y el mal. Todos estarán representados con sus motivos y sus puntos de vista, y todos son lógicos si se analizan friamente. De este modo, buenos y malos es una expresión que pierde significado en La Reina del Sur, y eso, a mi forma de ver, hace la novela más realista aún.

Y nada más, que no es poco. Ya veis que me he entretenido a base de bien explicando los antecedentes de la lectura de La Reina del Sur, y mis motivos para pensar de Arturo Pérez-Reverte lo que pensaba. Y también, por qué no reconocerlo, me he dejado llevar por la afinidad que esta tierra (milenios de historia a sus espaldas) despierta en mí cuando hablo de un paisano; llevaba mucho tiempo deseando encontrar una novela con la que decir: sí, Arturo Pérez-Reverte escribe de puta madre la ficción. Así que sí, La Reina del Sur es una recomendable novela que te sumerge de lleno en mundos que están ahí, pegados, a la vuelta de cada esquina, pero que a los ciudadanos de a pie nos parecen bien lejanos. Gracias, Arturo.

TÍTULO: La Reina del Sur, 2002.

AUTOR: Arturo Pérez-Reverte.

PÁGINAS: 552.

EDITORIAL: Alfaguara.

ISBN: 9788420471983.

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s