“CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO V – DANZA DE DRAGONES”, de George R. R. Martin.

Canción de Hielo y Fuego V - Danza de Dragones

¡¡Buenos días, viajeros espaciales!!

Llegó el gran día. Bueno, en realidad llegó el 22 de Junio (fecha de publicación del libro en tapa dura; el 13 de Julio saldrá en rústica), pero es hoy cuando podéis disfrutar de mi reseña sin spoilers de uno de los libros más esperados de los últimos tiempos. Y es que ha sido una larga espera hasta poder tener en nuestras manos este Danza de Dragones de George R. R. Martin, pero hay que entender que la traducción de Canción de Hielo y Fuego fulge de calidad, con el gasto de tiempo que eso conlleva, y que además este tomo, al igual que pasó con Tormenta de Espadas, es tan monstruoso que se ha tenido que dividir en dos libros de venta conjunta (en rústica). Pero temas editoriales y retrasos aparte, ¿qué nos ofrece el quinto tomo de esta exitosa saga?

Si recordáis lo comentado en el anterior volumen (aquí la reseña), Festín de Cuervos generó polémica por la decisión de George R. R. Martin de dividir la historia no en dos partes, sino en dos zonas geográficas, mostrando en el cuarto volumen parte de los personajes y en este volumen la otra parte, dejando para el sexto, si se cumple lo anunciando, la vuelta a la narración conjunta de todos los personajes. Así pues, Danza de Dragones narra acontecimientos que van desde Tormenta de Espadas, pasan por Festín de Cuervos y terminan con el tablero de juego con el que arrancaremos (título provisional aunque parece fijo) Vientos del Invierno (traducción mía del Inglés).

Y madre mía lo que narra… Cuando salió en inglés, leí muchas críticas a este Danza de Dragones porque decían que había bajado el ritmo, que George R. R. Martin se liaba mucho a contar pasajes innecesarios y que, en definitiva, parecía como que estaba alargando el momento de comenzar a desnudar (de quitar nudos) la historia sin saber muy bien cómo. Bueno, a todos los que decían (y seguro que dicen) eso, sólo puedo contestarles: ¿qué demonios fritos habéis fumao? Danza de Dragones, para este vuestro humilde Poneletras, es el libro de toda Canción de Hielo y Fuego que más información relevante contiene. ¿Que por qué? Vayamos por partes sin develar nada.

Para empezar, en Danza de Dragones aparecen nuevos personajes que, para sorpresa nuestra, tienen un peso importante en la guerra por el Trono de Hierro que parece ha decaído, pero que solo está en stand by. Estas apariciones nos abren un abanico de posibles teorías y nos muestra un fondo para conspiraciones que hará las delicias de los que gustan de darle a la mollera una vez acaba la lectura de un libro. Nuevos frentes se abren, nuevos aliados se forman y las teorías que desde un principio de la saga nos vamos haciendo se van descartando o confirmando.

También hay personajes emblemáticos que comienzan a dejar claras sus intenciones (por lo menos sobre este papel de Danza de Dragones, que después nunca se sabe; no se puede olvidar que leemos a Martin, el maestro de lo inesperado). Las máscaras comenzarán a caerse levemente y los motivos de los movimientos en los volúmenes anteriores cobrarán sentido en este tomo. En algunos casos habrá que hacer más esfuerzo que en otros para verlos, pero os aseguro que los cambios y las motivaciones reales están ahí.

Y cómo no, Danza de Dragones, además de desvelar parte de la acción por venir y a los nuevos jugadores, nos mostrará hechos y capítulos que, breves en ocasiones, son un tremendo WTF! (“What the fuck!”, expresión americana que significa (aproximadamente) “¡Pero que cojones!”) que plantearan nuevas dudas, un poco de incredulidad, radicales teorías y, por supuesto, renovadas ganas de ir a casa de nuestro gordito favortio, llamar al timbre, esperar a que nos abra, tirarnos a sus pies llorando como un infante, rodearle las piernas con los brazos y gritar “¡Por qué!”. Un “por qué” que implica muchos “por qué”. Por qué tarda tanto entre libro y libro. Por qué siega personajes como cebada en verano. Por qué parece que tiene una salud tan descuidada. Por qué, por qué, por qué…

Y nada más sin develar trama. Increíble pero cierto: seis libros de tropecientas páginas cada uno y no ha habido un decaimiento de la calidad en ningún momento. Te puede gustar más o menos lo que pasa, pero es imposible negar la calidad de la obra que George R. R. Martin ha tenido a bien de regalar a la humanidad.

Danza de Dragones es, para un servidor, la primera novela del fin de la saga. Un tomo dividido en dos de venta conjunta en España (en su versión rústica) que levantará cartas previamente echadas sobre el tapete. Un tomo que comenzará a dibujar la personalidad real de muchos personajes que nos acompañaron desde el principio del viaje. Un tomo que posicionará a un lado y a otro a los personajes que previamente hicieron movimientos un tanto extraños, dejando intuir así sus verdaderas motivaciones. Un tomo que planteara un tablero más que interesante para el futuro Vientos del Invierno. Un tomo, en definitiva, que hará las delicias de los incondicionales y que, para los impacientes, será un sufrimiento. Pero nunca hay que olvidar dos cosas: estamos leyendo a Martin, con lo que eso implica en cuanto a plazos de entrega y a personajes; no leemos Danza de Dragones que es un libro, sino que estamos leyendo Canción de Hielo y Fuego, del cual Danza de Dragones es sólo un capítulo.

Como curiosidad, copio y pego de la Wikipedia (con el cuidado en cuanto a la veracidad que eso conlleva) una información que me parece de lo más curiosa, y que dice mucho de lo grande que es esta saga y lo difícil que tiene que ser para George R. R. Martin escribirla. Se trata de la evolución de la estimación en páginas del tamaño de este Danza de Dragones:

  • Enero 2006, 542 páginas, siete meses después de la decisión de dividir Festín de Cuervos en dos.
  • Octubre 2007, 472 páginas. La reducción fue causada por el reestructurado del libro, además de la reescritura de algunas partes.
  • Marzo 2008, 596 páginas.
  • Mayo 2008, 684 páginas.
  • Diciembre 2008, 774 páginas.
  • Septiembre 2009, 998 páginas.
  • Enero 2010, 1038 páginas.
  • Junio 2010, 1028 páginas.
  • Agosto 2010, 1332 páginas.
  • Diciembre 2010, 1412 páginas.
  • Marzo 2011, 1571 páginas, pero aún había capítulos incompletos que una vez finalizados hicieron que el manuscrito alcanzara cerca de 1700 páginas. Finalmente se publicarán unas 940 1152 páginas aproximadamente en A Dance With Dragon.

Nada más, querido viajero de las tierras de Poniente (o de más allá del Muro, o del otro lado del mar, o de las Islas del Hierro, o de donde le plazca, caballero/a de jubón raído). Espero que disfrutes con este monstruoso tomo y que no te alteres mucho por las decisiones de George R. R. Martin y sus tardanzas, que no es bueno para el colesterol. Se feliz, difunde mi palabra si te place, sonríe al mundo y a sus problemas y elige bien la casa a la que perteneces; el Invierno ya está aquí, y cuando acabe, sólo unos pocos quedarán en pie…

PD: Os pongo la portada sin texto y con texto de la edición rústica (la de tapa dura me parecen patéticas). Aviso a navegantes: la que contiene el texto, como casi siempre, puede contener spoilers (aunque se ve minúsculo incluso ampliada, la verdad). Avisados quedáis.

TÍTULO: Danza de Dragones (A Dance with Dragons, 2011).

AUTOR: George R. R. Martin.

PÁGINAS: 1152.

EDITORIAL: Gigamesh.

ISBN:  9788496208872 (tapa dura) – 9788496208957 (rústica).

8 comments

  1. Poco me queda para terminarlo vecino. Si este finde repito y he finiquitado la lectura daremos tienda suelta a las conspiraciones.

  2. Deciros que esta obra es malísima. Veinte veces más lenta que Festín, y repetitiva hasta la saciedad. La historia no avanza nada en absoluto desde el tercer libro con respecto a este. Y que nos engañéis, este libro es Festín de Cuervos II.

    1. ¡Hola, Juan Manuel!

      Sí, eso es lo que le ha generado este libro a mucha gente. Como ya he dicho, para mí no, pero para gustos, colores. Y sí, por supuesto que es Festín de Cuervos II. Ya se sabía desde el prólogo del propio Martin en el original Festín de Cuervos.

      En fin. Espero que Vientos del Invierno consiga estar a la altura de todas las expectativas (imposible) y se terminen estos debates que, siempre para mí, son injustos. ¡Pero que buena es la disparidad de opiniones!

      Un saludos y gracias por pasarte por este humilde espacio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s