“NO ABRAS LOS OJOS”, de John Verdon.

No abras los ojos

¡¡Buenos días, viajeros espaciales!!

Pronto vuelvo a vuestras pantallas para hablaros de otro libro del escritor estadounidense John Verdon. En este caso, su segunda novela. De nuevo negra; de nuevo con Gurney como protagonista (es muy típico eso de crear tu detective fetiche al escribir género policíaco). ¿Y qué tal?, os estaréis preguntando. Pues bien. En parte. Es decir: bien para mí; mal para mi cuerpo, que durmió poco en días claves. Joe, Poneletras. ¿De qué demonios fritos estás hablando? Ya, perdonad. Es que no estoy yo muy fino hoy. Intentaré explicarlo mejor tras el salto.

No abras los ojos, la segunda novela de John Verdon, repite protagonistas principales (los buenos) e introduce algunos nuevos (tanto neutros como malos). Esta frase es, por cierto, en extremo obvia. Lo que sí que hace John Verdon en este caso del detective Gurney es, para mi gran sorpresa y satisfacción, urdir una trama más compleja que la descrita en Sé lo que estás pensando (aquí mi reseña), más sorprendente y, en conjunto, más redonda. Todos los cabos quedan atados con recios nudos de lógica y, lo que es más importante, en ningún momento se da la sensación tan habitual en algunos casos de estar leyendo un imposible que se resuelve con magia coincidente. Aprovecho para lanzar un consejo a escritores nóveles: en el policíaco, ¡coincidencias cero!

¿Y no puede ser, Poneletras, que, desde el respeto, seas incapaz de descubrir al malo aunque éste lleve un bigote a lo Hitler y mate gatitos? Quizás por eso estos libros te parecen tan buenos. Puede ser, querido lector, pero desde el respeto, debo señalar tu error en el análisis. Y me explico. En ningún momento he dicho que no se sepa quién es el malo. Ni mucho menos. En este caso, y para mí, es al revés; al malo lo cacé al primer momento. No es muy difícil una vez que conoces las dinámicas del género. Lo importante, y lo que al final sorprende al lector, no es saber quién es el malo (que también), sino conseguir encajar con lógica todas las piezas que nos van poniendo sobre la mesa de la cocina y que, tras exhaustivos análisis, somos incapaces de encajar aunque sean sólo dos. ¿Nos están mezclando piezas de diferentes puzzles? ¿De qué va esto? Ahí esta la clave para atrapar al lector. Por eso digo que la trama de No abras los ojos me parece tan atrayente. Está bien presentada, con ramificaciones imposibles que se extienden por todos lados, pero al mismo tiempo con unas soluciones presentadas en el tramo final que van cerrando poco a poco zonas del puzzle presentado (¡así que esto era un patito!) para, más al final, coger las zonas cerradas y, con mejor perspectiva, unirlas y terminar la obra de ingeniería argumental.

Buen rollo que me he soltado, ¿eh? Pero quería dejar bien claro ese punto, ya que lo veo fundamental a la hora de atacar una novela policíaca. No te centres en quién es el malo. ¡Disfruta con los detalles imposibles! Así, y al menos en mi caso, la lectura se convierte en un reto imposible de dejar. Y es que la prosa de No abras los ojos, de John Verdon, es de nuevo efectiva, sencilla sin pecar de simple y con una estructura que no te permitirá soltar el libro y volver al mundo real. “Sólo un capítulo más” será tu frase de cabecera con esta novela.

Y nada más sin desvelar. John Verdon está por encima de su primera novela en esta No abras los ojos. Comparando complejidades en ambos casos, Sé lo que estás pensando parece el hermano pequeño que intenta por todos los medios parecerse a su hermano mayor. Ojo, esto no significa que la primera novela haya dejado de ser buena. Ni mucho menos. Sólo es que No abras los ojos es mejor. Así de simple. Y cuando digo mejor quiero decir “rallando la perfección”. O al menos esa es mi opinión. Quizás he leído poco del género y me estoy montando una película ajena a la realidad, pero no creo. Las críticas son excelentes, y las notas en las páginas de puntuación están también en lo más alto. Así que lee sin miedo, querido viajero espacial. Disfruta con los elementos en apariencia incoherentes que te mostrarán. Bebe la prosa de John Verdon y disfruta con el desenlace.

Y es que los libros, en el fondo, son para eso: ¡para disfrutar!

TÍTULO: No abras los ojos (Shut Your Eyes Tight, 2011).

AUTOR: John Verdon.

PÁGINAS: 552.

EDITORIAL: Roca Editorial.

ISBN: 9788499182872 (tapa blanda) – 9788492833795 (bolsillo) – 9788499183480 (ePub).

3 comments

  1. Para mí, “no abras los ojos” es el mejor de los tres. GRANDE VERDON!!! (quiero el cuarto ya!) #soyfandeGurney

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s