“CADA SIETE OLAS”, de Daniel Glattauer.

Cada Siete Olas

¡¡Buenas tardes, viajeros espaciales!!

Vuelvo a la vida para comentar la segunda parte de ese libro que tanto me gustó y que tan dispares opiniones está generando. Me refiero a Cada Siete Olas, continuación de Contra el Viento del Norte (aquí su reseña), ambos de Daniel Glattauer. Un libro necesario pero mal decidido. El por qué de tal extraña afirmación, tras el salto.

Los que hayáis leído Contra el Viento del Norte sabréis de su final abrupto, inconcluso. Ya dije en la correspondiente reseña que, para mí, una o dos frases más, y se podría aceptar la última página como el final de la historia. Pero no fue el caso. Así que Cada Siete Olas era necesario. Y como continuación de la historia, el libro está a la altura. Se mantiene la mecánica de correos electrónicos, los personajes siguen poseyendo emociones a flor de piel y los momentos intensos se suceden con los reflexivos. Así pues, ¿por qué demonios digo que está “mal decidido”? Vamos a verlo.

Ya comenté la brevedad, por diferentes motivos, de Contra el Viento del Norte, y acabo de decir que Cada Siete Olas mantiene la estructura, así que no es temerario afirmar que ambos libros son breves en tiempo de lectura. Y aquí viene el problema. Si son igual de cortos, ¿por qué dividirlos? Sí, lo sé. Seguramente Daniel Glattauer escribió el primero sin pensar en el éxito y en la necesaria secuela. Quizás… Pero no estamos aquí para viajar en el tiempo. Estamos aquí para hablar sobre las sensaciones de lecturas. Y estas, por desgracia, se ven maltratadas por la separación de libros, pues nosotros, lectores avanzados, al ver en nuestras manos una segunda parte esperamos más que una simple continuación. Es decir: Cada Siete Olas es tan parecido a Contra el Viento del Norte en cuanto a forma y estilo que el cerebro se siente engañado, pues sabe que es un libro dividido en dos, y además uno que, por la brevedad de la historia, hubiera sido de extensión normal agrupado en un solo volumen.

Espera, espera… ¿Estás hablando de que el cerebro nos condiciona involuntariamente por una cuestión de forma? Pues sí, eso es lo que creo, fieles seguidores de este vuestro blog. La historia completa, en un volumen, hubiera ganado enteros, y muchos. Pero en este formato dividido pierde, y mucho, pues esperamos encontrar la misma sensación que tuvimos al leer el primero, pero eso es imposible; ya estamos prevenidos cuando abrimos Cada Siete Olas.

Esto es lo malo. Por lo demás, Daniel Glattauer vuelve a enseñarnos una prosa correcta y sencilla en un mundo virtual dentro de la ficción que está a la orden del día y que puede llegar a vivir cualquiera de nosotros (si es que nadie de por aquí ha tenido una aventurita gracias a la red de redes…). Un libro, este Cada Siete Olas, necesario si has leído Contra el Viento del Norte, pero que no aporta nada a la originalidad del primero; tan solo una extensión de la historia y una conclusión más acorde a lo que un final debe ofrecer.

Por fortuna, Cada Siete Olas se lee rápido, como su antecesor. Así, si no es de tu agrado, no habrás perdido mucho tiempo de lectura. Ahora: la decisión de leerlo o no queda a tu discreción, faltaría más. Yo solo muestro el camino y aconsejo. El resto, tienes que vivirlo por tu cuenta.

¡Sed felices cual libres perdices!

Cada Siete Olas

TÍTULO: Cada Siete Olas (Alle sieben Wellen, 2009).

AUTOR: Daniel Glattauer.

PÁGINAS: 280.

EDITORIAL: Alfaguara.

ISBN: 9788420406398 (tapa blanda) – 9788420493817 (ePub).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s