“CUERNOS”, de Joe Hill.

Cuernos

¡¡Buenas tardes, viajeros espaciales!!

Me lancé a leer este libro por, aparte del placer obvio de compartirlo con vosotros, seres maravillosos de lo literario, dos razones principales: tras el nombre de Joe Hill se encuentra el hijo de Stephen King y quería comprobar si la locura y la mano a la hora de aporrear el teclado eran hereditarias; este año 2013 se estrena la película basada en el libro con Alexandre Aja tras las cámaras y Daniel Radcliffe a los mandos del elenco. Con todo esto, y para un servidor, la lectura era más que necesaria. Así pués, ¿que nos podemos encontrar en Cuernos?

Lo primero: Cuernos no es una historia de engaños amorosos. Es mucho más “sencillo” que eso. Joe Hill, como cualquier escritor, creó la historia haciéndose una pregunta simple a la par que divertida (aunque la historia real de la concepción de la novela es más compleja): ¿Y sí un hombre se despierta una mañana y ve unos cuernos en su cabeza? De eso va el libro, de cuernos, de los físicos.

¡Retruecanos, Poneletras, sacrilegio! ¡Has soltado un spoiler! Sí, lo admito, he soltado un spoiler, pero por una buena razón; dos, mejor dicho: lo de los cuernos aparece en los primeros párrafos; sin mencionar eso no podría realizar una correcta reseña, según mis estándares. Así que espero que sepáis perdonar este más que obvio desliz de este que os escribe con pasión y cariño. Pero dejémonos de monsergas y vayamos al lío, ¿os parece?

Cuernos, de Joe Hill, trata la pregunta mencionada anteriormente con una originalidad divertida y unas consecuencias inteligentes para crear la novela. Es decir, se aprovecha de los supuestos cuernos (¿serán reales? ¿alucinaciones provocadas por el estrés? No querréis que os desvele todo el libro, ¿verdad?) para crear situaciones que de otra manera no podríamos encontrar en un libro normal sin recurrir a otros medios sobrenaturales. Entended, por favor, que es difícil hablar de ello sin soltar spoliers. Pero sí que os digo que el libro te hace reflexionar sobre qué harías tú, cómo te comportarías y, ya de paso, y como bien hace su padre, explora el interior humano más crudo, ese que con tanto ahínco la sociedad a tenido a bien de ir ocultando con el paso de las generaciones.

Mencionas a su padre. ¿Tiene que ver con él? ¿Es una copia del rey del terror? Pues en parte sí, siendo esto algo positivo. La prosa es en extremo parecida. A saber: sencilla, directa y visual. No se corta en ningún momento, y con palabras del día a día nos muestra lados oscuros y esperanzas vanas. En este sentido, Joe Hill es hijo de su padre. También se puede decir que el tipo de historia es muy Stephen King; si lees el libro sin saber quién lo ha escrito y te preguntan por el autor, sin duda dirías que Stephen King (o al menos yo, que he leído poco del género pero mucho del rey del terror). En esto, también Joe Hill es hijo de su padre.

¿Y la historia? ¿Está a la altura del progenitor? Sí, viajero, está a la altura. Cuernos está muy bien llevado, con giros, cambios de parecer sobre personajes, violencia (como no) y un final muy aceptable que, por desgracia, está un peldaño por debajo del resto de la obra. No es que sea malo, ni mucho menos, pero sí que a mi parecer desentona con el excelso desarrollo del resto del libro que te mantiene pegado a las páginas, te roba horas de sueño y te crea ansiedad si no lo estás leyendo. Se puede decir, y yo lo digo, que el final de Cuernos, de Joe Hill, es un final sencillo, esperado y sin riesgo. Esto es bueno, indudablemente, pero algo más arriesgado podría haber estado mejor. Pero claro, si Joe Hill se hubiese arriesgado y la hubiese cagado fastidiado, ahora mismo le estaría destrozando sin piedad con ojos hinyectados en sangre y sonrisa canival en los labios. Así que resumiremos en que el final de Cuernos es satisfactorio, y nos alegraremos de ello frente a una cagada otro tipo de resolución.

¿Resumimos? Cuernos, de Joe Hill es una excelente novela que bien podría estar escrita por Stephen King, el padre de la criatura. Trata temas del interior humano con crudeza y humor a partes iguales; un humor negro, eso sí. La trama está bien llevada e hilada, y el final es satisfactorio, sin alardes. Lo mejor es que te introduce en el juego de pensar qué harías tú y en las posibilidades en la vida real de las situaciones descritas. También hay que destacar la prosa, que siendo sencilla y directa, engancha como un demonio. Y nada más se puede añadir, salvo que, si te gustan los libros que se pueden etiquetar en el terror y lo extraño, te gustará Cuernos, de Joe Hill. Y con película por venir. ¿Qué más se puede pedir?

Sed felices, viajeros, y disfrutad del buen tiempo con moderación.

Cuernos

TÍTULO: Cuernos (Horns, 2010).

AUTOR: Joe Hill.

PÁGINAS: 464.

EDITORIAL: SUMA.

ISBN: 9788483651902 (rústica) – 9788483659687 (eBook).

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s