“EL CORREDOR DEL LABERINTO”, de James Dashner.

El Corredor del Laberinto

¡¡Buenos días, viajeros espaciales!!

Entro de nuevo en este pequeño rincón literario sin spoilers para hablaros de una nueva novela (saga, en este caso) que será adaptada a la gran pantalla con gran presupuesto y el único afán de, imagino, saltarse el original por el forro e intentar recaudar el máximo, creando así una legión de fieles seguidores hormonados. Aunque cierto es que las últimas adaptaciones de este tipo han sido bastante fieles a sus libros… Pero me estoy metiendo en otro debate; interesante, pero otro. Así pues, a reseñar esta obra del nuevo movimiento literario “Young Adult” (“jóvenes adultos”) que tantos y tantos libros adaptables esta sacando últimamente. Saturación de mercado, sí, pero con bases más que interesantes.

Bases interesantes como las que comentamos en las reseñas de Los Juegos del Hambre (aquí, aquí y aquí), saga equiparable a esta Maze Runner que nos ocupa, y que estoy seguro la primera inspiró a la segunda. Y antes de seguir, dejadme decir una cosa: sí, he dicho Maze Runner, y no El Corredor del Laberinto. ¿Por qué? Pues porque mola más. Claro, a ti que sabes inglés. ¿Y los mundanos que no tenemos ni papa de idiomas? Incorrecto, viajero. Cierto es que sé inglés, pero de pequeño no sabía idiomas y, por ejemplo, Terminator mola más que El Terminador y, además, sin saberlo, ya lo decíamos bien. Por eso me niego a decir el título de esta saga en español; en ingles suena muy potente y, además, sencillo de decir. No será por mí que no aprendáis palabras en inglés (Maze = Laberinto / Runner = Corredor).

Anda que te estás quedando a gusto. Ni siquiera has dicho ni el título del libro ni el autor. Razón tienes esta vez, viajero. Perdonad; la vida veraniega es muy intensa para quien se dedica a la música; crea muchas divagaciones.

Maze Runner (El Corredor del Laberinto, última vez que lo digo) el es nombre del primer libro de la saga de mismo nombre, escrita por James Dashner. Se trata de una trilogía (aunque ya se ha escrito una precuela) de literatura Young Adult que, en estos tiempos que corren, significa ciencia ficción o fantasía con adolescentes hormonados que se crea para ser llevada a la gran pantalla. En este caso que nos ocupa, ciencia ficción, y al igual que la exitosa Los Juegos del Hambre, distópica. No son muy comparables ambas sagas en cuanto a trama y fondo, pero sí que es inevitable recordar una al leer la otra. Más que nada, y como he dicho anteriormente, por el tipo de literatura que ahora mismo se escribe con fórmulas establecidas.

Así, tenemos que Maze Runner, de James Dashner, es un libro que puede ser leído tanto por gente adulta como por adolescentes y jóvenes en general; en el primer caso, si te gusta la ciencia ficción o lo “raro” en un libro. Aunque, para que sea literatura Young Adult, James Dashner tuvo que jugar un poco con las palabras, y aquí viene el primer fallo para mí. Resulta que los chavalines dicen palabrotas, y muchas, pero las más fuertes estás modificadas para que, aun manteniendo su esencia, no puedan ser tildadas de obscenas por esta sociedad tan cínica en la que vivimos. Cierto es que la modificación que hace tiene sentido dentro de la historia, pero no deja de ser un recordatorio constante de qué tipo de literatura estás leyendo, pudiéndote sentir a veces, si eres adulto, fuera del “target” original; como si el libro no estuviera escrito para ti; como si estuvieras leyendo un cuento infantil escondido en un lugar oscuro de la biblioteca. Que de infantil, Maze Runner no tiene nada, pero no deja de ser, como digo, un recordatorio de qué estás leyendo. Y eso, a mí, no me gusta.

¿Puntos a favor de Maze Runner, he oído murmurar por ahí? Pues bastantes, afortunadamente. La historia, que es ciencia ficción buena. De hecho, durante la lectura no dejaba de pensar: “esto lo coge un King o un Martin y te hacen un pedazo de libro para mayores de 30 años que te cag…”. Las sorpresas que se van desarrollando tienen sentido, lo que siempre es de agradecer, aunque aquí viene con trampa el punto positivo, pues a la vez es negativo. Y es que Maze Runner, por tener sentido y no arriesgar por ser el tipo de literatura que es, no deja de ser, en cierto sentido, predecible. Hay millones de variantes que la historia puede ir cogiendo, pero cuando elige una, que casi nunca coincide con la tuya por lo de la diversidad de caminos a tomar, te quedas igual que estabas. No hay ningún “¡Wow, no lo vi venir!”. En cambio, sí que hay muchos: “Sí, también puede ser”. Esto no quiere decir que el libro carezca de interés, pero es un interés muy…. “enlatado”, si me permitís la expresión.

Por supuesto, y como tan de moda está ahora, Maze Runner también tiene sus toques oscuros y violentos, con muertes incluidas. Y es que nuestros jóvenes adultos están ávidos de sangre y vísceras, para qué engañarnos. Y eso es bueno… lo del libro, no lo de los jóvenes… ya que de este modo la historia narrada gana en realismo, pues qué es la vida sino violencia humana enfrentada a bondad. Bueno, sí, es mucho más que eso, pero no podemos obviar que esta parte existe en la realidad que nos ha tocado vivir.

Como veis, estoy intentando no contar absolutamente nada de la historia que ha desarrollado James Dashner, pero es que, desde la primera página, el escritor se mete en faena y, si no se sabe nada de la trama, como lo leí yo, te puedes encontrar con sorpresas desde la primera página. Sólo diré que me gustó el planteamiento y hasta la salida del libro, aunque como he dicho antes, no es excesivamente sorpresiva, aunque sí que deja muchos caminos abiertos para las continuaciones. Y esto también tengo que decirlo: al menos entre los dos primeros libros de la saga de James Dashner, no hay parón. Es decir, podrían ser uno continuo y no pasaría nada. No es como otras trilogías, que cuando acaba uno podría ser el final. Aquí, simplemente, tienes que seguir leyendo en otro libro.

Así pues, Maze Runner, de James Dashner, en un buen comienzo de trilogía Young Adult que plantea cosas interesantes aunque las resuelva sin complicaciones y sin arriesgar. Ciencia ficción distópica con más ramificaciones que se irán mostrando, visto lo visto (llevo 50 páginas del segundo), en los siguientes volúmenes, abarcando un gran abanico de etiquetas, todas centradas en la ciencia ficción, que dotan al libro de mayor variedad, lo que suele entretener. Fallos como la falta de riesgo o las palabrotas camufladas están en el libro, cierto es, y además nos recuerdan qué tipo de literatura estamos leyendo a cada momento, como si los adultos no tuviésemos permiso para leer Maze Runner. Pero con todo y con eso, James Dashner, siguiendo la moda actual, ha sacado un buen libro de ciencia ficción que, con un poquito más de crudeza y valentía, podría ser uno de los grandes de la ciencia ficción. Aun así, para los amantes del género, recomendable.

Para cerrar: la película la dirigirá un primerizo tras las cámaras de un largo con, imagino, gente joven y desconocida destinada a rasgar cuerdas vocales de adolescentes hormonados. El año que viene la tendremos en nuestras pantallas. Puede salir algo bueno de aquí, sí señor. Algo bueno… al igual que algo horrible. Confiemos en que sea lo primero.

¡¡Feliz verano para los que puedan disfrutar de él!! ¡¡Sed bondadosos!! ¡¡No caigáis en el mal!!

El Corredor del Laberinto

TÍTULO: El Corredor del Laberinto (Maze Runner, 2009).

AUTOR: James Dashner.

PÁGINAS: 528.

EDITORIAL: Nocturna Ediciones.

ISBN: 9788493801311

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s