“EL MAPA DEL CAOS”, de Félix J. Palma.

El Mapa del Caos

¡¡Buenas tardes/noches, viajeros espaciales!!

Sí, nada de “primeras páginas” ni historias. Ante vosotros, viajeros, se abre mi reseña sin spoilers del tan ansiado El Mapa del Caos, de Félix J. Palma. Un libro que esperaba como agua de mayo, pues quería comprobar en sus páginas si este escritor español sería capaz de cerrar con dignidad un universo que iba ganando en complejidad. ¿Se revolvería la bestia contra su creador y le arrancaría el alma de un zarpazo? ¿Dominaría acaso a tan complejo ser con el látigo de su imaginación? Pues veamos a ver mi veredicto, si os parece, y dejémonos de palabrería decorativa.

A ver, que levanten la mano los que quieren que comience por lo bueno… así… nueve, diez, ochomil uno… ¿Tú levantas la mano o te rascas la coronilla?… Ok, ahora los que quieren que comience por lo malo… doce, trece, ochomil uno… ¡Ey, nada de arrojar zapatos a la cara, que ya empiezo, ya!… Bien, hay empate técnico, así que comenzaré con lo malo, pues es poco, y no del todo malo, y así nos lo quitamos de en medio y después solo nos queda el deleite de lo bueno. ¿Y qué hay de malo en El Mapa del Caos? A bote pronto, nada, pero como queda feo hacer una reseña pelotera, diré que la extensión. ¿Es largo de más? ¿Tiene relleno? No y no. Pero permitidme hacer una cabriola y hablar de la Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin para matizar este punto.

Los libros de la afamada serie Juego de Tronos adolecieron de un problema que se intuyó en el tercer volumen y se confirmó a partir del cuarto: la historia era demasiado compleja y había demasiado personajes como para que todos cupiesen en un libro que no te destrozase los tendones de los brazos y las manos. Por eso, George R. R. Martin tuvo que dividir a los personajes en dos y repartir sus historias entre dos tomos, el cuarto y el quinto, para unirlos al final, a partir del sexto. Este hecho trajo mucha polémica, pues fueron muchos lectores los que demandaron leer de todos los personajes en un mismo libro. A mí, personalmente, nunca me importó tal separación, pues prefiero una historia compleja y cuidada a un atropello confuso y superficial.

Pero vamos a ver, que te vamos a tirar otro zapato… ¿A qué viene todo esto? ¿Es El Mapa del Caos un libro espeso, o complejo o con demasiados personajes? De nuevo, no a todo, pero sí que puede haber lectores que tengan la sensación de no avanzar en la historia, de estar leyendo un cuento tras otro sin conexión entre ellos. Porque El Mapa del Caos necesita explicar muchas cosas, y para ello se deben plantear muchos escenarios, y en cada escenario actúan unos personajes determinados. Se plantea el mismo problema con el que tuvo que lidiar George R. R. Martin, pero a menor escala de páginas. Y es que una historia de este tipo no puede contarse a la ligera. Lo único que se puede hacer es presentar personajes, añadir misterios y acumular nudos, como esos que se nos presentan a veces al quitarnos los zapatos, pero que salen fácilmente tirando con suavidad del extremo correcto. Entonces, ¿tiene un arranque lento? No, tampoco… Es difícil de explicar lo que quiero decir. Básicamente, la complejidad y coherencia del universo creado por Félix J. Palma puede generar en cierto tipo de lectores un sentimiento de pesadez, pues este Mapa contiene una narrativa no más elaborada, sino más compleja en cuanto a trama.

Y es que esto “malo” se convierte en seguida en algo bueno. El Mapa del Caos responde a todo, absolutamente todo lo planteado en El Mapa del Tiempo y en El Mapa del Cielo. Y cuando digo todo, me refiero a todo. Ya sabéis que no soy de tirar de spoilers, así que pondré un ejemplo inventado (y que su creador me perdone): si en la primera página de El Mapa del Tiempo nuestro personaje se saca un moco y lo guarda en el bolsillo izquierdo del pantalón, sabremos por qué lo hizo y qué consecuencias ha tenido. Y es que no tengo la más remota idea de si Félix J. Palma tenía ideada al milímetro la trilogía desde que abandonó el cobijo del vientre materno, o si a raíz del éxito del primer Mapa tuvo que escribir los otros dos. Sea como sea, Félix J. Palma ha realizado una ejercicio encomiable de coherencia hilando todos los Mapas entre sí para crear un universo resistente y sin fisuras, donde ni el hecho del moco queda sin tratar.

Lo que nos lleva a una pregunta importante: El Mapa del Caos, ¿se puede leer independiente o hay que leerlo en último lugar? Bien, bien, punto delicado. Con El Mapa del Tiempo y El Mapa del Cielo, Félix J. Palma realizó un malabarismo supremo que permite la lectura indiscriminada de uno u otro volumen, siendo ambos complementarios y dando igual si uno es el primero en leerse o lo es el otro. Pero con El Mapa del Caos ocurre algo diferente, aunque lógico: es el final de una historia compleja donde todo se ha querido atar. Con esto, no es difícil de adivinar que El Mapa del Caos desvela demasiados datos de los dos Mapas anteriores, forzando su lectura al último lugar de esta trilogía. Aun así, si alguien lo ha comprado sin haber leído los anteriores, ¡que no se alarme! Félix J. Palma vuelve a tirar de maestría diseñadora y deja suficientes misterios sin resolver (referentes a los Mapas anteriores) como para que un lector primerizo pueda leer la Trilogía Victoriana en orden inverso y aun así sorprenderse con prácticamente todas y cada una de las páginas de los tres volúmenes.

Hay algo que también debería destacar. No como aviso, sino como parte de la reseña, que no sería completa sin mencionar esto: El Mapa del Caos es el libro con más carga de ciencia ficción de toda la trilogía. ¿Quiere esto decir que es ciencia ficción peñazo, con espadas láser y ewoks y elfos? Seguro que en algún lado, pero no aquí. Esta ciencia ficción no es densa, ni cansa leerla, ni nada que se le parezca. ¿Acaso no disfrutaste, querido lector, de El Mapa del Tiempo? Pues era ciencia ficción. ¿Y no te pareció que con El Mapa del Cielo Félix J. Palma se había superado? Pues era más ciencia ficción todavía. Haz los cálculos, si El Mapa del Caos es el que más ciencia ficción tiene, y a mayor ciencia ficción, mayor calidad, pues… Y es que la ciencia ficción es un género vapuleado injustamente, aunque gracias a aportaciones como las de este escritor el género sigue calando en la “masa” lectora comercial, leyendo (sin ser consciente de ello en muchas ocasiones) ciencia ficción auténtica. Y, lo mejor de todo: ¡disfrutando de ella!

Por último, me gustaría añadir algo que he percibido, pero no que no sé muy bien si porque en verdad era la intención de Félix J. Palma o porque yo, como escritor, quiero ver lo que no hay: una parte de El Mapa del Caos me ha parecido un homenaje al proceso de escritura de estos libros y al aguante y aporte de la pareja del escritor al mismo. Por unas páginas, en vez de a los protagonistas, este humilde Poneletras ha visto al propio Félix J. Palma y a su compañera de viaje enfrascados en la rutina de creación de la Trilogía Victoriana. Llamadme loco (y quizás no erréis), pero así lo he visto yo. Si el escritor quiere aportar algo, no tengo teléfono de aludidos, pero sí comentarios abiertos 24/7. Ahí lo dejo…

Y creo que no puedo decir mucho más. Me encantaría hablar de muchas cosas que me ha ofrecido y planteado El Mapa del Caos, pero mi religión me lo prohíbe: “No spoilearás al prójimo”. Y no lo pienso hacer. Pero sí que puedo terminar diciendo que, en este último mapa literario de la Trilogía Victoriana de Félix J. Palma, todas las piezas encajan, desvelando la imagen del puzzle: una X que nos marca el tesoro. Un tesoro de letras y sueños y fantasías y miedos. Un tesoro literario español que ha cruzado fronteras, tanto físicas como espirituales, y que ha dejado de ser de este escritor de Sanlucar de Barrameda para formar parte desde este mismo instante de las obras imperecederas que serán leídas una y mil veces por diferentes generaciones, pasando tomos ajados de padres a hijos, de hermanos a primos. Y si no me creéis, que sé que muchos de vosotros pensáis que me excedo en mis alabanzas, esperad y contemplad, que yo haré lo mismo, y si me equivoco, rectificaré. Aunque ese universo no lo veo…

¿Os ha parecido una reseña larga? Pues hubiera escrito otras 1.500 palabras más, pero no procede, pues al final terminaría por entrar en el mundo de los spoliers y estaría traicionándome. Así que disfrutad de la lectura, queridos viajeros espaciales, y difundid la palabra: ¡la Trilogía Victoriana ha terminado! ¡Félix J. Palma se ha consagrado! Ahora, a esperar con paciencia su nueva creación, sobre la cuál ya estoy especulando.

El Mapa del Caos

TÍTULO: El Mapa del Caos (2014).

AUTOR: Félix J. Palma.

PÁGINAS: 672.

EDITORIAL: Plaza & Janés.

ISBN: 9788401343452 (tapa dura).

4 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s