“MAÑANA TODAVÍA”, de Varios Autores.

Mañana Todavía

¡Buenos días, viajeros espaciales!

Después de leer el fin de la Trilogía Victoriana de Félix J. Palma tuve un problema: ¿qué leer? El problema duró poco. Me acordé de esta antología de ciencia ficción española a la que no pude meterle mano en su día (en el día de salida, me refiero). Así que sin alejarme de la ciencia ficción de El Mapa del Caos ni de la escritura patria de Félix J. Palma (colabora en esta antología), me lancé a leer este compendio de mundos inventados… ¿Inventados, seguro?

Antes de nada. Mañana Todavía, ¿qué es exáctamente? Una recopilación de relatos (cortos y largos) de ciencia ficción con la misma etiqueta de subgénero: distopía. En este vuestro blog hemos hablado ya de alguna de ellas, pero nunca viene de más recordar el significado de la palabreja rara esa. Un distopía es un futuro que puede nacer de nuestro presente y que es opresor y deprimente por el (supuesto) bien común. La definición es mía y la acabo de hacer (así de valiente soy). Si queréis, en la gloriosa Wikipedia tenéis más info de Distopía. Ejemplos de distopías los encontramos en obras como Metrópolis, 1894, Fahrenheit 451, Soylent Green, Demolition Man y un larguísimo etcétera. Ya os hacéis a la idea, ¿verdad? Pues vamos al lío.

Has dicho que Mañana Todavía es de varios autores. ¿Podrías adelantarnos los nombres? Qué pregunta tan formal. Parece una entrevista… Juan Miguel Aguilera, Elia Barceló, Emilio Bueso, Laura Gallego, Rodolfo Martinez, José María Merino, Rosa Montero, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Javier Negrete, Félix J. Palma, Marc Pastor (enlace en catalán) y Susana Vallejo. Estos son los héroes de esta historia. Los escritores que han donado su pluma a la causa, vaya… Cada relato viene con una pequeña descripción del autor y el por qué de estar incluído en Mañana Todavía. Creo que es una elección justa y de calidad, y algo mucho más importante (que yo no descubrí hasta hace poco): en España, la literatura de género puede no gozar con la bendición del público generalista, pero está plagada de una calidad literaria insospechada, y esta antología es la prueba de ello.

Muy bien, chaval… Parece que te han pagado y todo por escribir alabanzas del libro sin tener que mojarte en el contenido. Ni cuando trabajo de verdad me pagan, así que fíjate ahora… Sólo estaba colocando las piezas del escenario. Con todo esto, ya podemos hablar del contenido teniendo una mejor visión del conjunto. ¿Y qué tal está el contenido? Pues como toda antología que se precie: dinámico y variado. Al haber diferentes autores y ser (en su mayoría) relatos cortos, Mañana Todavía se lee con facilidad, del tirón si se quiere, o dejando espacios entre autor y autor. Cada uno desarrolla su propio estilo y plasma su idea de un futuro torcido donde la sociedad actual ha desembarcado, muchas veces pensando que era lo mejor cuando el camino a tomar era justo el opuesto. Pero como hablar de la prosa de cada uno de los autores es pesado (para mí y para vosotros, viajeros), vayamos a generalidades de contenido.

Mañana Todavía tiene un problema: los finales. Casi todos los relatos acaban de forma abrupta, atropellada. Le he estado dando muchas vueltas para explicarlo, y creo que lo que mejor define lo que siento al respecto es esto: casi todos los relatos tienen final de microrrelatos. ¿Qué quiere decir esto? Que los autores nos plantean los mundos, nos los enseñan, viajamos por ellos y, de repente, FIN. No sé el motivo de esto (o si es sólo una percepción mía), pero es la sensación que he tenido con la mayoría de obras. Aun así, me lo he pasado en grande leyendo Mañana Todavía. Las distopías imaginadas son originales (dentro de la flexibilidad que da el género), coherentes y aterradoras en cierto modo. Hay algunas mejores y otras peores, pero sin duda Mañana Todavía es una joya para los amantes del género.

Va, mójate, Poneletras. ¿Cuál te ha gustado más? No, lo siento. No voy a mojarme. No voy a destacar a un autor por encima de…. o tal vez… ¡Qué demonios! Pues sí, qué pasa, tengo una historia favorita por encima de las demás. Se trata, y que no se me enfade el resto del personal, de Los Centinelas del Tiempo, de Javier Negrete, un autor español que asombra por su calidad y su imaginativa (no hablo de este relato), y que nos muestra la distopía (hablo del relato) llena de sátira y humor de un futuro que quizás sea más probable de lo que podríamos imaginar (o desear). Este soy yo mojándome y esta es mi historia favorita.

Y nada más, viajeros espaciales. Si queréis soñar con futuros posibles, si queréis apoyar a la literatura española, si queréis descubrir a autores desconocidos para vosotros, leer diferentes muestras de destreza literaria, imaginar vuestro propio futuro… Si queréis hacer todo eso, Mañana Todavía es vuestro libro. Si no… La No Ficción también mola, aunque aquí un servidor es más de soñar.

¡Feliz lectura, viajeros! ¡Sed felices y comed perdic…! Perdone ¿quién es usted? ¿Protección de animales? Pero si yo no he hecho nada… Es un dicho popular, de los cuentos… ¿Para qué es esa porra? No, a mi cabeza no le hace falta… ¡No, por favor!

Mañana Todavía

TÍTULO: Mañana Todavía (2014).

AUTOR: Varios.

PÁGINAS: 496.

EDITORIAL: Fantascy.

ISBN: 9788415831310 (tapa blanda) – 9788415831457 (eBook)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s