“IT”, de Stephen King.

It

¡Buenas tardes, viajeros espaciales!

Aporreando el teclado para lanzar la entrada de ayer, me di cuenta de que en mi blog, en las reseñas sin spoilers, faltaba algo: mi comentario sobre It, de Stephen King. Y lo echaba de menos por dos motivos: porque me gusta King y porque It fue su primer libro en llegar a mis ojos (y el primero en mi vida con la etiqueta terror en él). Así que voy a hacer un ejercicio inédito en este vuestro blog y voy a reseñar esta obra tirando de memoria. ¿Año de lectura? 1994. Let’s play a game…

Empezaré diciendo que It, de Stephen King, es para mí un libro muy especial. Hasta ese momento (fui lector asiduo tardío, o al menos tardío para lo que me hubiera gustado), mis ojos sólo se habían deslizado por revistas de ordenadores, ¡Viven! (el sobrecogedor relato de los supervivientes de los Andes y que fue mi primer libro) y las antologías de relatos de Isaac Asimov, como Sueños de Robot. Y aunque ¡Viven! es un libro serio (y duro), It fue la primera novela “gorda” de ficción que leí en mi vida (1500 páginas de “na”; una minucia). Además, la edición que llegó a mis manos era de tapa dura; un armatoste pesado con tal cantidad de papel que supuse la extinción arbórea a nivel planetario.

It, de Stephen King, también me descubrió otra cosa: el deslizamiento literario. El relato de los supervivientes de los Andes lo leí asombrado por todo lo que pasaron; los cuentos de Asimov los leí reflexionando sobre las implicaciones de las premisas; It lo bebí, me deslicé por sus páginas a una velocidad inusitada para mi nivel de lectura. Descubrí la prosa sencilla y directa de Stephen King y el formato bestseller. Y me gustó. Me gustó sentir por primera vez la imperiosa necesidad de leer; de tirarme horas con las manos entumecidas sujetando el tocho de celulosa; de constatar a media lectura que lo que parecía inacabable se iba a quedar corto… Todo eso lo sentí por primera vez con It, y por eso siempre sentiré especial cariño hacia la obra.

¿Pero y la historia? ¿Qué se siente al leer por primera vez un género con tanta personalidad, y encima a manos de su rey? Pues decepción e inquietud por igual. Decepción porque, en mi ingenuidad, no sabía de que iba eso del terror literario, y estaba esperando encontrar algo que me hiciera gritar y cerrar el libro, llorar como un infante y correr hacia mi madre buscando protección; algo que no pasó. Inquietud porque, una vez visto que aquello del terror era casi un eufemismo, me sumergí de lleno en la historia y me rodeé del misterio y la tensión que, eso sí, tenía la novela. Una tensión que me tenía pegado a las páginas durante horas (hasta ese momento pensaba que la gente que leía horas seguidas debía tener algún trastorno serio no diagnosticado porque, en el fondo, estaban tranquilos y callados, sin armar jaleo).

Pero con It, de Stephen King, también descubrí algo que no había sentido con una historia escrita hasta ese momento: el amargo sabor de un final por debajo de las expectativas. Y es que cuando se acercaban las páginas finales, mi corazón latía con fuerza diciéndose, en su ingenuidad de lector primerizo: “esto va a acabar de la leche, chaval”. Pero no. No acabó de la leche. El “terror realista” que había sentido hasta ese momento quedó atrás y se impuso el “terror fantasioso”. No entendí el final, me pareció una salida fácil a un problema gordo. Y me quede decepcionado. Y enfadado en parte (no leí nada más de Stephen King hasta muchos años más adelante). Pero… Ay, los peros… Pero si no me gustó es porque no conocía el universo donde se ubicaba.

Y es que hay que entender que It, de Stephen King, es una novela encajada en el universo de La Torre Oscura (aquí podrás saber un poco más de ella). ¿Y qué quiere decir eso? Pues que como lector ingenuo no entendí el final y estuve enfadado con el Rey del Terror muchos años, más de una década, hasta que leí La Torre Oscura, y sonreí con sorpresa al entender de golpe el final de It. Así que pedí perdón a Stephen King. Desde entonces es uno de mis escritores recurrentes, de esos que no suelen fallar (él o su legión de “fantasmas”, que eso está por ver).

Y nada más, querido viajero, sin soltar spoilers (y aunque es una obra vieja, no quiero soltarlos por el inminente estreno de la nueva adaptación cinéfila). It, de Stephen King es un libro que me descubrió muchos matices de la literatura que yo desconocía, y el que me terminó de enganchar a esto de las letras impresas. Aun así, estoy convencido también de que, objetivamente, es uno de los mejores libros de del Rey del Terror. La única “pega” (bendita pega) es que aconsejo leer antes La Torre Oscura; de ese modo, el final tendrá sentido y el libro formará parte de un universo inmenso que ha regido la vida y cordura de este escritor de Maine llamado Stephen King.

Así que feliz lectura, viajeros espaciales, y recordad: ¡si hace “pop” es porque realmente estaba ahí y no era una ilusión!

It

TÍTULO: It (Eso), 1986.

AUTOR: Stephen King.

PÁGINAS: 1504.

EDITORIAL: Debolsillo.

ISBN: 9788401354038 (tapa blanda).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s