“EL AMOR NO ES NADA DEL OTRO MUNDO”, de Félix J. Palma y María Fortea.

el-amor-no-es-nada-del-otro-mundo

¡Buenas tarde, viajeros espaciales!

Hay libros que atacas con una prudencia desmedida, como un animal salvaje al que le ofrecen comida; intuye que está buena, pero no se fía un pelo. Así es como me acerqué yo a El Amor no es nada del otro Mundo, la última novela de Félix J. Palma, esta vez asociándose con María Fortea. ¿Y por qué esos miedos? ¿Y a qué viene la colaboración? ¿Se nota que está escrito a cuatro manos? ¿Merece? ¿Desmerece? Veamos.

Hay autores consagrados que tienen dilatadas carreras y un sin fin de páginas escritas y editadas. Esos autores pueden entrar entre tus favoritos, como me pasa a mi con Stephen King. Pero el volumen de obras y el tiempo en el mundo editorial tiene una consecuencia inevitable: libros malos (o no tan buenos). Le pasa a King, le pasa a Isaac Asimov y a cualquier autor prolífico: siempre habrá libros que estén por debajo de la media.

En cambio, hay otros autores que se encuentran en las etapas iniciales del vuelo. Éste será corto, largo, errático… pero hay algo en común: acaban de despegar. Dentro de esta categoría hay escritores que despegan desde más alto, o más rápido, y desde sus primeras obras cautivan a lectores, confirmando su maestría en el arte de las letras con los siguientes libros; pocos, pero igual de buenos que el primero o anteriores, si no mejores. Hablo de autores como Patrick Rothfuss… o Félix J. Palma.

Después de sus Mapas (aquí, aquí y aquí las reseñas de la Trilogía Victoriana), Félix J. Palma se enmarcó en la aventura de escribir una novela junto a María Fortea, la cual, lamento, desconocía hasta este momento y pocos son los datos que puedo aportar de ella (no te enfades, María, que desde ahora no te me escapas). Y este formato, el colaborativo, y el hecho de ser sólo el cuarto libro del autor (sin cortar las antologías de relatos, como esta), me hacía desconfiar. ¿Será este libro el que me diga que los Mapas fueron un espejismo?, me decía. ¿Cómo se desenvolverá lejos del Londres victoriano y sin Wells?, me decía. Así que con miedo ataqué, y esto es lo que pasó.

Pasó que al principio me “acojoné”, con perdón. Los que me siguen saben que no leo nunca reseñas ni premisas ni nada por el estilo, así que no tenía ni la más remota idea de lo que me iba a encontrar en El Amor no es nada del otro Mundo. Por eso, las primeras páginas me parecieron que arrancaban lentas, sin gancho ninguno. Después de leer el libro y ver la sinopsis, entiendo que este es uno de esos casos en los que la sinopsis puede ayudar a empezar el libro con buen pie. Creo que la culpa de esta percepción en las primeras páginas es mía por no haber leído la sinopsis.

Pero no desesperé, y seguí leyendo a este par de aporreadores de teclado y su historia de amor. Porque no es difícil de adivinar que El Amor no es nada del otro Mundo es un libro romántico. Pero romántico diferente. Romántico original. Romántico divertido. Así que seguí leyendo, como decía, y me encontré con la premisa. Y la premisa fue una sorpresa para mí (ventajas y desventajas de la sinopsis, oiga), Y una sorpresa buena. Pero entonces les dije, a los dos, a María y a Félix: cuidado dónde os metéis que me estáis tocando un tema que me apasiona con desmedida. No la caguéis que la liamos.

Sin saber si me habían escuchado o no, seguí leyendo, y entonces me di cuenta de que El Amor no es nada del otro Mundo es uno de esos libros que se bebe más que se lee. Y eso siempre es bueno (aunque tenga el efecto colateral de robar horas de sueño y vida social). Su prosa y su acción me empujaban por las páginas sin darme opción a mucho respiro. Así que seguí leyendo.

Y conforme se acercaba el final, me olvidé de lo que les dije a Félix y María. Y aquí está lo bueno de este libro, y lo peligroso (habrá quien no lo comparta): la premisa se puede encajar dentro de lo fantasioso e incluso de la ciencia ficción, pero deja preguntas al aire. Esto, de primeras, me enfurece. Pero no ha sido el caso con El Amor no es nada del otro Mundo, porque al final te olvidas de tu (mi) vena científica y te adentras en la historia sin cuestionarte nada más. Y eso, para mí, es un gran logro de Félix J. Palma y María Fortea.

Pero también tiene cosa malas, o puntos no tan buenos, mejor dicho: personajes y acciones estereotipados y predecibles. Hay veces en las aparece un personaje nuevo y ya sabes cómo va a ser antes de “verlo”; cómo va a actuar, qué va a decir… porque ese personaje lo has visto infinidad de veces en infinidad de obras. Aunque también hay que decir que El Amor no es nada del otro Mundo tira mucho de humor. Y un humor que a veces roza el surrealismo. Y para que ese humor funcione, es necesario una serie de arquetipos. Lo que quiero decir, desde mi atalaya de soberbio crítico literario y envidioso titulado, es que creo que se podría haber conseguido el mismo efecto sin tirar de lo “fácil” (obsérvense las comillas).

Y creo que ya está bien por esta reseña, ¿no? Se me ha ido un poco la mano con la extensión…

El Amor no es nada del otro Mundo, de Félix J. Palma y María Fortea, es una excelente novela romanticofantasiosacientífica que mantiene en lo alto a Félix (aunque me sigo quedando con sus Mapas) y pone en el punto de mira a María. Una historia de amor imposible (como todos los amores reales o ficticios) plagada de humor y de reflexiones (del lector). Porque El Amor no es nada del otro Mundo te deja pensando en matices de la pareja, del enamoramiento y de qué se tomará Cupido antes de lanzar sus malditas flechas. Una historia quizás predecible, pero compleja y original, que recordará en muchos puntos a otros relatos anteriores de Félix J. Palma, donde se juega con la misma premisa pero desde otro punto de vista.

Así que feliz lectura, viajeros espaciales. No tengáis reparos en leer este libro “romántico”, porque pasaréis un buen rato y os sorprenderá en muchas ocasiones. Y pensaréis. Y quizás se escapará alguna lágrima portadora de recuerdos por la similitud de la situación narrada y la vivida. Y sonreiréis. Y en el fondo, ¿no se aporrea el teclado para eso?

el-amor-no-es-nada-del-otro-mundo

TÍTULO: El Amor No Es Nada Del Otro Mundo, 2016.

AUTOR: Félix J. PalmaMaría Fortea.

PÁGINAS: 400.

EDITORIAL: Plaza & Janés.

ISBN: 9788401017056 (tapa blanda).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s