“MARTE ROJO”, de Kim Stanley Robinson.

Marte rojo

¡Buenas tardes, viajeros espaciales!

Cuál ha sido mi sorpresa al preparar la reseña del último libro leído, Aurora, y descubrir que lo que yo daba por hecho, no era un hecho. ¡No había reseñado La Trilogía de Marte, de Kim Stanley Robinson! Y por todos los piratas espaciales de la ciencia ficción que eso no podía dejarlo así. Los motivos de ello, a continuación, si te parece, querido lector, y si no, yo de todos modos sigo escribiendo.

INICIO DE LA TRILOGÍA DE MARTE

Marte Rojo, de Kim Stanley Robinson, es el primer libro de la llamada Trilogía de Marte (o Trilogía Marciana, según algunos sitios, aunque me quedo con la primera). ¿Y de qué va esta trilogía? Pues de Marte, que parezco tonto. Sí, eso estaba claro, que era ciencia ficción, ¿pero es más ciencia o más ficción? Eso sí es una buena pregunta, avispado viajero espacial. La Trilogía de Marte cuenta cómo sería (o va a ser) la conolización y terraformación de Marte, desde el primer viaje hasta los mares con atmósfera, y lo hace desde un enfoque puramente científico, aunque sin dejar de lado la ficción más novelesca.

DONDE LA CIENCIA PRIMA SOBRE LA FICCIÓN

Esto puede llegar a resultar algo negativo para los lectores más… digamos casuales. Siempre hay aspectos interesantes y curiosos de cómo será la colonización de Marte. Aspectos que engancharán a cualquier lector, bien llevados por Kim Stanley Robinson y que, no por realistas, dejan de ser emotivos. Pero es la ciencia la que manda. Desde los problemas de los primeros colonos en su viaje hacia el planeta rojo, hasta *f+r_b^sa,.sfone*ç (perdón, entró en acción el chafador de spoilers que tengo enchufao al teclao). Lo que quiero decir es que todo lo que pasa no es sólo que tenga sentido, sino que está explicado y justificado científicamente. Y habrá cosas que tardaremos más o menos en hacerlas, o que las haremos de forma diferente o con otros materiales, pero por todos los ornitorrincos de este y otros planeta, que las haremos.

MARTE ROJO SE PUEDE LEER POR TODOS

Aun con todo lo científico, que mis palabras no te asusten, querido lector. Marte Rojo tiene una buena prosa que huye de excesivos tecnicismos científicos que en ningún momento te impedirá disfrutar de todo lo que pasa durante una colonización y terraformación, que no es poco. Mini ejemplo: quizás no entiendas químicamente una mezcla de gases, pero sí quedará claro para qué la necesitan y que puede ser venenosa, con el consiguiente debate y pelea sobre su uso. Otro ejemplo sería El Marciano (reseñado aquí por un servidor), obra científicamente impecable y que ha sido un éxito tanto en libro como en película, siendo esta última una de las adaptaciones más fieles que se han hecho de un libro.

MARTE ROJO: UN VISTAZO AL FUTURO

Porque Marte Rojo, de Kim Stanley Robinson, es el futuro, como he dicho antes (salvando las inevitables licencias literarias). Y sólo por eso debería leerse. Ha ganado un chorrón de premios, los derechos visuales están adjudicados (incluso un tal James Cameron pujó por ellos), y una mini serie ha sido puesta en marcha, aunque con problemas creativos (y me imagino por qué: los directivos quieren cambiar la historia; los creativos quieren respetar la obra… ¿es que no han visto lo que ha pasado con El Marciano? ¡Claro que hay que respetar la obra!). Una lectura apasionante, este Marte Rojo, que me descubrió a un escritor fascinante por la precisión de su ciencia, Kim Stanley Robinson (ayudado incluso por personal de la NASA en sus obras), del cual pienso leer todo lo que haya en el mercado.

Así que lee, disfruta, imagina, sueña y vuela con la literatura por un Marte inevitablemente cambiante una vez que el hombre decide ir de mochilero por sus tierras. ¡Y feliz viaje, viajero espacial!

Marte rojo

TÍTULO: Marte Rojo (Red Mars), 1993.

AUTOR: Kim Stanley Robinson.

PÁGINAS: 584.

EDITORIAL: Minotauro.

ISBN: 9788445076811 (rústica).

4 comments

  1. Esta trilogía me encantó, como ya sabes te la secuestré hace unos años y no paro de recomendarla, no por lo bien llevaba que esta la CIENCIA con mayúsculas, es porque a lo largo de la trama se plantea como sería construir un mundo nuevo, desde cero, con los problemas que surgen y como intentan resolverlos. Y ahí adquieren mucho protagonismo el desarrollo de nuevos sistemas políticos y económicos. En otras obras de ciencia ficción que cuidan mucho la fundamentación científica de la historia no se suele entrar en detalle ni explicar otros factores más sociales de esas ambientaciones que envuelven la historia. Esta obra me parece altamente recomendable para cualquier persona remotamente interesada en la biología, la medicina, la psicología, las ciencias políticas o la economía. Me parece más un ensayo que una novela, una manera de imaginar como podría llevarse a cabo, no ya la creación de un mundo nuevo en Marte, sino la transformación de este en el que vivimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s