Consejos para ganar un premio literario.

Escribir

¡Buenos días, viajeros espaciales!

Por fortuna (y por mucho curro, que también hay que decirlo), varios relatos míos han sido publicados en diferentes antologías, como aquella gloriosa vez donde mi relato de ciencia ficción KindCare se publicó en 2099, recopilación de relatos de Ediciones Irreverentes, junto a nombres como Ray Bradbury, Philip K. Dick, Arthur C. Clarke, Stephen Baxter, Julio Verne o Eduardo Vaquerizo. Y eso, que tu nombre vaya en una obra impresa en papel junto con míticos de la ciencia ficción, es una pasada, os lo aseguro. ¡Una auténtica maravilla! Y tuve esa oportunidad por un premio literario. Pero… ¿cómo demonios se escribe para un premio literario? ¿Se escribe de forma diferente? ¿Hay reglas? Veámoslo.

EMPIEZA BIEN TU RELATO

Y no me refiero sólo a un inicio con fuerza, sino a un inicio limpio, directo y, sobre todo, sin falta de ortografías y con la puntuación correcta. Porque hay que tener clara una cosa: el jurado de los certámenes tiene que leer cientos (si no miles) de relatos. Una sola falta, un guión corto en un diálogo o cualquier otro signo de escritor amateur, y estás muerto. Tú relato quedará descartado en el primer párrafo y el jurado respirará aliviado por tener una obra menos que leer. Para evitar eso, tenéis consejos más precisos en esta entrada, y en esta otra donde hablo de correcciones finales. Pinchad, leed y aplicar bien las correcciones, porque es el primer párrafo el que dictará si tu relato se sigue leyendo o no.

PRESENTA BIEN TU RELATO

Vale, la prosa es correcta. ¿Y la presentación? Dedícale unos minutos a comprobar el formato. Que los márgenes sean todos iguales, que el tamaño de letras y el tipo cumplan los requisitos de las bases, que si tiene partes, estén bien divididas… Básicamente, comprueba que el maquetado es “bonito”. Muchos certámenes exigirán un tamaño de letra e interlineado, mientras que otros demandarán un tipo de letra específico. Sea como sea, cumple lo que digan. Pero si no exigen nada, el mejor formato para un relato sería: Arial 12, a doble espacio y con el párrafo justificado. Arial es un tipo de letra muy agradable de leer, y es la que utilizo yo, y por eso la recomiendo. Pero hay muchas más, como Avenir, Lucida Sans, MyriadVerdana. Una búsqueda rápida en la red y podrás encontrar las mejores fuentes para un relato, eligiendo la que más te guste (recordando siempre que tiene que ser agradable de leer). Lo que sí que intentaría evitar a toda costa es utilizar Times New Roman. Más que nada por el hecho de que se utilice de forma masiva. Diferenciarse con estilo siempre viene bien.

NO MANDES AMOR A UN RELATO DE TERROR

Y con esto no quiero decir que no pueda haber amor en un relato de terror, sino que no mandes relato romántico a un certamen de terror. Debes estudiar bien el certamen para afinar tu obra a lo que el jurado espera de un ganador. Si tienes la oportunidad, lee ganadores anteriores. Si tienes la oportunidad, lee con más atención aún a los finalistas anteriores, a ver si averiguas por qué se quedaron a las puertas. Pero sea como sea, investiga de donde viene el premio literario y qué espera promover, y escribe acorde a ello. Ejemplo: si el certamen quiere destacar los valores de la mujer dentro de la sociedad, no escribas sobre una aventurera que descubre un tesoro. Como mujer, es sin duda fantástica y maravillosa y cínica a lo Indiana Jones, pero no es eso lo que busca el certamen. En cambio, puedes escribir sobre la lucha de una mujer que saca adelante a la familia en un entorno rural, con anhelos de vidas mejores y ciudades grandes. Es esa mujer, la segunda, la que encaja en la sociedad, la que lucha desde el día a día. Así que no lo olvides: escribe sobre lo que te pidan (y cúrrate mejor que yo las ideas).

REPOSA LA OBRA ANTES DE MANDARLA

No te apresures. ¿Lo tienes todo escrito? Si tienes tiempo, déjala en el cajón al menos una semana. Escribe otras cosas mientras. Cuando vuelvas a ella, la verás con otros ojos. Y quizás esos ojos descubran algún fallo en la trama, o se les ocurra un título con más fuerza, o descubran faltas de ortografía ocultas en las sombras. Sea como sea, reposar es fundamental para cualquier obra, y no solo para un relato de certamen literario. Escribe, corrige, reposa, corrige. Y si puedes darle más reposo, mejor.

NO DESESPERES. TU CALIDAD NO LA DICTA EL GANAR

Sobre todo, porque ganar un premio literario es casi misión imposible. Y no porque seas mal escritor, sino porque no se puede obviar el componente de subjetividad. Al final, es el jurado quien elige. Y el jurado se conforma de personas. Y esas personas tienen gustos. Y han leído cientos de relatos. Y diez serán iguales en cuanto a calidad. ¿Cómo eligen? Por subjetividad. Así que no desesperes si mandas relatos a certámenes y no ganas ninguno, o no entras entre los finalistas. Sigue escribiendo, sigue mandando, sigue ajustando según las bases, sigue aprendiendo y vuelta a empezar. Ganar un premio literario puede ser un gran chute de autoestima, pero es mejor que lo entiendas como una gran y variada oportunidad de aprender a ser un mejor escritor, más preciso y creativo. 

Así que lee, escritor espacial. Lee mucho, escribe más, limpia y ajusta, manda y a escribir más aún. Sonará o no la flauta, pero serás mejor escritor. ¡Y se feliz, pardiez! 

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s