La importancia de la última revisión.

0091902-14AB

¡Buenos días, viajeros espaciales!

Consigo rascar tiempo e internet para comentar algo básico del proceso de creación de un libro o novela: la última revisión. Es la que dejará el producto tal y como llegará a las manos del lector, la que no se puede cambiar (salvo nuevas ediciones). ¿Y si no la haces bien? Pues una vez publicado, alguien te dirá: “te falta una tilde en…” y tu maldecirás a todos los dioses nuevos y viejos, reales o inventados. Por todo esto y por mucho más, la última revisión es la más importante.  Pero, ¿por qué es tan importante? ¿Y cómo llevarla a cabo? Veámoslo.

MOTIVOS PARA HABLAR DE LA ÚLTIMA REVISIÓN

¿Por qué escribo sobre ella? ¿Con tanta superioridad intelectual me creo? ¿Voy a robar consejos y hacerlos míos? No y no. Si escribo sobre la última revisión es porque ya he pasado por dos (una de ellas en curso). A saber:

  • Cuando ayudé a escribir Mamá, Quiero ser DJ, el manual no técnico sobre el mundo de la música y sobre los que decidimos vivir de ella, tuve que afrontar junto con mi editor una última revisión. Ahí sentí por primera vez los sudores, los cambios necesarios para dar coherencia a frases y párrafos, y una sensación oprimente al saber que nunca, por mucho que lo intentara, el libro estaría perfecto (hablaré de ello más adelante).
  • Con mi primera novela de inminente autopublicación. Después de varias correcciones, me encuentro en mitad de la última revisión, y las experiencias pasadas y la cabeza fría me han llevado a descubrir un sin fin de fallos con los que, si los hubiera publicado, gritaría al mundo: “¡Miradme, soy amateur!“. Y aunque lo sea (yo me considero así), no hace falta que la gente lo sepa. No al menos por la prosa con la que pretendes hacerles pasar un buen rato.

Por eso, por esta última revisión en la que estoy metido, he decidido hacer esta entrada. Mis consejos vienen de la experiencia, e irán acompañados de ejemplos reales de mi novela, y creo que pueden ser de gran ayuda para otros valientes literatos que deciden apostar por la autoedición. O eso espero, al menos.

REVISAR LA NOVELA NO TIENE FIN

Es lo primero que quiero dejar bien claro. ¿Cuándo un libro está completamente revisado? NUNCA. Si nos ceñimos a las faltas ortográficas y la puntuación, pues sí, habrá un momento en el que el libro será perfecto. Pero sólo en ese aspecto. Por desgracia, la revisión es mucho más que eso; se cambian frases, adjetivos, se mueven palabras, se borran conceptos reiterativos… Es, para entendernos, como el último minuto antes de un gran viaje: repasas todo lo que tienes que llevar (ropa, accesorios del baño, llaves, cartera), y cuando sales por la puerta, lo que se te hayas olvidado, atrás se queda. Por eso es tan importante.

¿Y qué es lo primero que se debe de hacer?

REPOSAR EL LIBRO ANTES DE LA ÚLTIMA REVISIÓN

Básico… Que digo básico… ¡Supercalibásico! 

Sé que es difícil de lidiar con la emoción de ver tu obra publicada y comprobar el impacto que tu criatura tendrá en los lectores. ¿Gustará? ¿Venderá? ¿Valdré? Por buscar las respuestas a estas preguntas, los escritores que autopublican pueden precipitarse, correr más de la cuenta, liarse con sus propias piernas y pegarse un revolcón de realidad del que no es fácil levantarse. Por eso, antes de afrontar la última revisión, deja descansar el libro. Mételo en el cajón, como se dice, y olvídate de él varios meses.

¡Burro! ¿Cómo van a ser meses?

Uno al menos. Mínimo. Y hablo por experiencia; es increíble la perspectiva que consigues tras un mes (mínimo) sin leer a tu criatura. Sin esa distancia, sin el reposo adecuado, no podrás revisar. ¿Por qué? Porque ya has hecho otras revisiones, llevas meses (si no años) con el libro… ¿De verdad piensas que vas a ser capaz de leer una frases con perspectiva, desde fuera? No, querido viajero, eso no pasará. Tu cerebro, tras haber pasado mil dos veces sobre una misma frase, la recreará en la cabeza nada más empezarla. Y es curioso (y hay estudios al respecto), porque puedes pasar esas mil dos veces sobre un error garrafal y no verlo porque tu cerebro lo ha solucionado por su cuenta y te “engaña” para que leas la corrección.

Pero es lo hace tu cerebro, que ha leído el mismo párrafo un chorrón de veces. Un lector nuevo bufará ante el error. Y no queremos eso, ¿verdad?

REVISA TU NOVELA EN OTRO MEDIO

Segundo punto supercalibásico: ¡no revises la novela donde la escribiste! No sólo el tiempo da perspectiva. También lo hace el soporte. Si has creado la novela con Word, OppenOffice o Scrivener (o el procesador que más rabia te de), exporta la novela a otro medio. Puedes sacarla en PDF y, sólo con eso, tendrás la sensación de estar leyendo de otra forma, aunque lo ideal, y lo que estoy haciendo yo, es sacar la novela en ePub y leerla en un lector de libros electrónico (o imprimirla en papel, que también vale); tener un manuscrito que sea lo más parecido a un libro que te puedas comprar. De fondo, el procesador de texto abierto para ir corrigiendo los errores.

Pueden parecer dos tonterías para alguien que no ha pasado por eso, pero sólo dejando reposar y leyendo en otro formato (no digital, a ser posible) se consigue una perspectiva que te llevará a corregir el 60% de los errores, pues tu cerebro se habrá limpiado y leerá de forma diferente, cazando esos errores que antes arreglaba por sí mismo.

¿HERRAMIENTA ÚLTIMA REVISIÓN?: EL BISTURÍ

Eso es lo que tienes que hacer ahora. Ir palabra por palabra, frase por frase, arreglando con metodología y cuidado todos los errores que pueden delatarte como escritor novato. Ya he hablado de esto anteriormente, así que simplemente voy a enlazar las entradas. No hay necesidad de repetirse. Pero recuerda: ¡eres un cirujano de las letras! Necesitas paciencia, mimo y precisión:

Consejos para nuevos escritores de “Me Gusta Escribir”.

Errores más comunes del escritor aficionado.

Como corregir un libro.

EJEMPLOS REALES MADE IN PONELETRAS

Ahora, veamos un par de ejemplos de frases que he tenido que cambiar en la revisión de mi novela y que sólo he podido hacerlo siguiendo las dos premisas supercalibásicas: reposar (dos meses en mi caso) y leer en soporte no digital (tinta electrónica). Estos errores, hasta este momento, habían pasado desapercibidos para mi cabeza, y eso que llevo años trabajando en esta novela que pronto publicaré. Años con ella, y sólo dejando reposar y leyendo en otro soporte los he cazado… Y tras unas cinco correcciones anteriores… Así de importante es lo supercalibásico (me está gustando esta palabreja que me he sacado de la manga, ¿eh?).

EJEMPLO Nº1

FRASE ORIGINAL: “El largo pelo de Einar, por debajo del hombro y enmarañado…”.

PROBLEMAS: el adjetivo que acompaña a “pelo” va delante. ¿Por qué? Porque veo y leo mucho inglés, por eso. A veces queda bien poner delante el adjetivo, pero la mayoría de veces suena forzado, raro… y este es el caso. Pero, lo que es más grave, la coma separa dos conceptos exactamente iguales (en este caso, el pelo largo). ¿Qué ocurre entonces? Que la lectura se entorpece por el exceso de palabras que no aportan nada nuevo. El cerebro no es tonto, y sabe lo que está leyendo, y esa frase parece torpe y difícil de leer precisamente por eso, porque el cerebro dice: buah, que ya sé que tiene el pelo largo, no me seas pesao. Y querido viajero espacial: cuando un cerebro lee un libro, el sólo tiene que decir: ¡wow, qué pasada!

SOLUCIÓN: “El pelo de Einar, largo y enmarañado…”.

¿Qué ha pasado aquí? Que hemos convertido algo torpe en algo fácil de leer, con palabras cortas y sin información reiterativa. Sabemos que el pelo lo tiene largo, y no como en la frase original, que sabemos que el pelo largo lo tiene largo. Y es que es supercalibásico que, si existe la opción de poner una frase más sencilla, se ponga. La complejidad literaria está bien para el ámbito académico, pero aquí lo que queremos es contar una historia.

COMPARATIVA: lee las dos frases, viajero, y a ver cual te resulta más agradable.

EJEMPLO Nº 2

FRASE ORIGINAL: “El edificio era más una casa acomodada como negocio que una edificación pensada para un establecimiento”

PROBLEMAS: ¿Todos los del mundo? Es difícil de entender, engorrosa de leer, con palabras largas como edificación o establecimiento que son sinónimos de casa y negocio. Cuatro palabras, dos largas, para dos conceptos. Y encima iguala un edifico a una casa.¿En qué estaría pensando al escribirla? Ni idea, pero cuando la vi me horroricé. Y es importante, por lo que no podía borrarla sin más. Así que cogí mi bisturí y me puse manos a la obra.

SOLUCIÓN: “La parcela era más una casa convertida en negocio que un local comercial”.

Reducimos la reiteración al mínimo. Hacemos la frase más corta, con palabras más sencillas de leer y clarificando el sentido: negocio dentro de una casa. Casa en una parcela. ¿Y qué pasa dentro? Lanzamos al cerebro a que siga, y no a que se pare para releer y entender qué se quiere decir.

COMPARATIVA: lee las dos frases, viajero, y a ver cual te resulta más agradable.

Y DESPIDETE DE TU CRIATURA

Porque en algún momento habrá que hacerlo y ponerse manos a la obra con el nuevo retoño. Es importante que se cierre la obra y no se vuelva a ella, y alea jacta est.

Siento no poner más ejemplo, pero escribir una entrada de este calibre lleva tiempo, tiempo que no me sobra ahora mismo. Aun así, espero que te sirva de ayuda, querido viajero que aporreas el teclado, y que te ponga en la correcta senda (¡¡no!! Es “la senda correcta”, que no te enteras, Poneletras) de una revisión precisa. Una revisión en la que incorporarás tus propios mecanismos y consejos y que, si la trabajas y si tienes paciencia, te llevará a un libro del que puedas estar orgulloso (al menos en cuanto a prosa).

Así que lee, corrige, escribe, respira y vive, querido viajero.

¡Espero que algún día tus palabras me lleven a mundos inventados!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s