“LA LEYENDA DEL LADRÓN”, de Juan Gómez-Jurado.

Photo  frames mockup

¡Buenos días, viajeros espaciales!

Hay autores que conoces de sobra, pero de nombre, no de obra. Ocurre esto porque a veces no te atrae como autor, o el género que escribe, o, como en mi caso, no tienes vidas suficientes para leer tanto, escribir algo y trabajar mucho. Y, aun así, sabes que existen y que tienen éxito. Esto es lo que me pasaba con Juan Gómez-Jurado (el cual tendría que pensar en quitarse el guion de los apellidos como gesto solidario hacia los que tenemos que escribir sobre él). Pero los errores que uno comete en la vida hay que aceptarlos, analizarlos y, si es posible, corregirlos. Y aquí estoy, corrigiendo el error de no haber leído antes a este tipejo que viste camisetas entre frikis y reinvidicativas/irónicas, y que ha vendido tantos libros que genera un sentimiento de admiración/aversión muy típico de los españoles.

Pero aquí hemos venido a hablar de su libro, ¿no? Pues al lío.

CUANDO LA CAMISETA ES EL REFLEJO DEL ALMA…

O al menos eso creo yo. Y me explico. La Leyenda del Ladrón es un libro ambientado en una Sevilla muy medieval, en la época en la que España tuvo en su mano dar el primer paso para convertirse en un imperio galáctico, y donde personajes célebres como Cervantes se asoman al libro para saludar e incluso aportar a la trama.

Entonces, es una novela histórica, ¿no?

Depende. ¿Nos referimos al marco y a los hechos? Porque si es así, sí, La Leyenda del Ladrón es una novela histórica, ya que lugares, hechos, personajes, ambiente, mecánicas sociales… Todo es histórico (con las debidas licencias de una novela). Pero para este que escribe, a qué género pertenece una novela no lo marcan todas esas cosas, sino el propio espíritu de la narración; su estructura y las mecánicas literarias. Y si tenemos en cuenta esto último, se puede afirmar que La Leyenda del Ladrón es un libro de fantasía sin fantasía. No hay dragones, ni magia, ni seres mitológicos, ni inviernos eternos… pero el resto de elementos de la fantasía clásica están ahí. Todos. Sin excepción. Repito: todos. Y esto es lo que hace a La Leyenda del Ladrón tan grande: que bajo el aire histórico transluce un alma de dragones y mazmorras. Una mezcla de espíritus y géneros que no debería ser un soplo de aire fresco, sino una constante en el mundo editorial global.

Porque a veces, señoras y señores, el género o la etiqueta literaria no es más que una excusa que nos inventamos para no leer determinados libros.

…Y EL ALMA EXISTE POR LA ESCRITURA.

Porque algo se puede sacar de La Leyenda del Ladrón sin lugar a debate: te puede gustar más o menos el libro, pero Juan Gómez-Jurado es un escritor como la copa de un pino. Sabe narrar, sabe escribir, sabe jugar con la literatura, sabe jugar con los tiempos… Hay prosas “comerciales” como la de Stephen King u otros autores que se bebe más que se lee de lo precisa que es en su función de generar las ganas de leer un capítulo más. La prosa de Juan Gómez-Jurado es de este estilo, pero con una diferencia (y esto quizás sea una flipada mía): se nota que ha escrito lo que ha querido, y en el tiempo que requería la obra. Y se nota que su alma está tras cada palabra de la novela. Porque hay otros autores que lees y, novelas aparte, no tienes la más remota idea de cómo puede ser como persona, al tiempo que hay unos pocos que, leyendo sus obras, te haces una idea de su personalidad.

¿Ejemplo de todo esto? Pensé que el Gómez-Jurado de los libros era un escritor normal, al uso, que pone su privilegiada técnica al servicio de los bestseller paridos desde un despacho. Al terminar el libro, mi percepción cambió por completo, y decidí investigar sobre él, para llevarme la sorpresa de que era el pringaete de Las Personas Físicas del programa de Julia Otero en Onda Cero. Y después vi una entrevista suya, y me apareció con una camiseta (creo recordar) de Marvel, y entonces entendí porqué este bestseller de un autor bestseller me había levantado la ceja derecha al terminar, mezclando el placer de una lectura emocionante con la sensación de haber leído algo más que la propia leyenda de un ladrón de Sevilla.

PORQUE LA LITERATURA NO TIENE GÉNEROS

Y nada más, queridos lectores. Sabéis que no soy de contar ni un solo spoiler, así que resumo la reseña en que La Leyenda del Ladrón es un libro de aventuras con espíritu de fantasía que se lee con ansia y se disfruta con pasión, y que Juan Gómez-Jurado (ese guiooon….) ha pasado a ser un archienemigo más de mi lista, ya que no solo tendré que ponerme al día con su bibliografía, sino que tendré que seguirle hasta que se canse de escribir o le pague a Caronte. Y me fastidia porque él no es consciente de que tengo que escribir, tengo que trabajar y tengo que leer a otra gente. ¿De dónde voy a sacar el tiempo para hacer todo eso, adulto de camisetas juveniles? Dime, ¿de dónde?

Así que lee, viajero, lee sin miedo a Juan Gómez-Jurado. No te dejes engañar por etiquetas o promociones. Descubriras, al menos en La Leyenda del Ladrón, aventuras emocionantes con aires de fantasía y toques de Alberto Vázquez-Figueroa (que cursiosamente también tiene guión en los apellios, malditos sean todos ellos).

¡Y sed felices, pardiez! Cuesta mucho menos de lo que la cabeza se empeña en hacernos creer.

Photo  frames mockup

TÍTULO: La Leyenda del Ladrón, 2012.

AUTOR: Juan Gómez-Jurado.

PÁGINAS: 666.

EDITORIAL: Planeta.

ISBN: 9788408195214.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: