“PUERTO ESCONDIDO”, de María Oruña.

¡Buenos días, viajeros espaciales!

Para un lector, decir que es mejor leer en papel que en digital se puede considerar como una afirmación obvia carente de valentía. La tinta electrónica, un avance asombroso por otro lado, no podrá competir nunca con la tinta impresa, esa que huele y pesa. Aun así, siempre hay ocasiones en las que la compra de un libro en papel es restrictiva, por diversos motivos, ya sean económicos o sociales, y ya sean estos provocados por una mala racha o por una maldita pandemia que ha detenido al mundo. El caso, que dando una vuelta virtual me encontré con una oferta: la trilogía de Puerto Escondido de María Oruña en digital. Y ahí que me dije: no conozco a esta autora, no sé si me va a gustar, pero no va a ser por falta de oportunidad. Con la compre ya introducida en mi lector, ¿qué tal resultó la experiencia? Veámoslo.

LA LECTURA COMO UN MEDIO DE TRANSPORTE

Lo primero que debo destacar de Puerto Escondido, de María Oruña, es el alto grado de… a ver cómo lo digo… ¿transportabilidad?… que tiene. Es decir, que ya desde la primera página me sentí transportado a las tierras cántabras del norte de España. Y esto es algo que me sorprendió. No por el hecho en sí (al fin y al cabo, todos los libros te transportan a su mundo inventado), si no por la manera de hacerlo. No fue tanto la localización o la descripción de los lugares lo que me trasladó al norte, sino la prosa; una prosa sosegada, sencilla, llena de amor por la tierra y con olor a llovizna. Daba igual de qué estuviera hablando (una villa, una montaña, una morgue, un crimen); siempre sentía que estaba rodeado de verde y niebla. Y eso, para mí, ha sido un descubrimiento del todo grato (y no sólo porque sea del sur y envidie el clima norteño).

EL CRIMEN CON CONSECUENCIAS INTRAPERSONALES

Otra cosa que me ha llamado la atención de Puerto Escondido, de María Oruña, es la forma de afrontar un género, el negro o policíaco, tan manido en estos días. La escritora consigue diferenciarse del resto de obras actuales, aparte de por la prosa mencionada más arriba, por el impacto que tiene el crimen no sólo en los protagonistas principales, sino en un amplio abanico de personas, como si hubiese abierto el foco de la narración y estuviese diciendo: no vamos a descubrir que B ha matado a C para fastidiar a A, sino que B a matado a C, y el asesinato a influido en A, en D y en E. No sé si me estoy explicando con claridad, pero lo que pretendo decir es que Puerto Escondido, de María Oruña, en una novela negra atípica por su narración y por su forma de afrontar los crímenes, entendiendo la palabra “atípica” como un sinónimo de “bueno”.

PERSONAJES DE TIERRA Y HUESO

Ya lo he dicho más arriba, pero lo repito: por la prosa, Cantabria se convierte en un personaje más. Pero, obviamente, hay más protagonistas en la novela. Y, ¿cómo son? Pues realistas, muy realistas. Todos tienen componentes literarios inevitables que se necesitan para crear una narración atractiva y reconocible, pero no dejan de ser personas con sus cosas buenas y sus cosas malas, con sus temores y sus alegrías, sus secretos e intereses. Básicamente, obviando las licencias literarias, son personajes creíbles que se ven abocados a un crimen creíble en un entorno vivo que, tras la lectura, se necesita visitar (ya he empezado a planear mi viaje por el norte).

Y nada más puedo decir sin adentrarme en los nudos de una trama que no seré yo quien desvele, queridos viajeros espaciales. Puerto Escondido, de María Oruña, es una excelente novela que encaja en el género negro, pero que destila un aroma y olor propios, más pausados que la mayoría de novelas hermanas, los cuáles nos transportan a una tierra por la que es imposible no sentir aprecio, y que, encima, nos entretiene con una historia y unos personajes que están a la altura de lo que se espera de un libro de estas características.

Un gran acierto la compra de Puerto Escondido, de María Oruña. Y encima hay dos libros más que disfrutar. Como ser apasionado de la literatura, ¿qué más puedo pedir?

TÍTULO: Puerto Escondido, 2015

AUTORA: María Oruña.

PÁGINAS: 432.

EDITORIAL: Destino.

ISBN: 9788423349524.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: