Independiente

“EL MUNDO PENDIENTE”, de Juanje López [PRESENTACIÓN]

¡Buenos días, viajeros espaciales!

Entro para escribir la primera de una serie de entradas que, he de reconocer, me ponen nervioso. Lanzo a mi criatura (una novela) al mundo editorial, pero me cuesta hacerlo. Porque escribir es querer que el público lea tu obra, pero para eso tiene que haber una despedida, y aunque has trabajado con la meta de llegar a ella, no por eso deja de ser difícil. Así que voy a dejarme de mareos y entro de lleno a explicar mi criatura con una lágrima rodando por la mejilla temblorosa. (más…)

El inmovilismo editorial y la edición independiente.

¡Buenas tardes, viajeros espaciales!

Gracias al siempre interesante blog de Lecturalia abro debate sobre algo que se lleva viendo desde hace tiempo en el sector editorial español (no conozco los de otros países, sorry): la caducidad del modelo editorial.

Antes del artículo, resalto y añado a mi manera los puntos claves:

  • La forma de entender la literatura ha cambiado de arte a negocio. Y siempre ha sido negocio, ojo (que el altruismo está muy bien para los millonarios), pero si alguien invierte tiempo y dinero, es porque esperar obtener rédito de ello. El problema es que antes se comercializaba arte. Ahora se comercializa un producto diseñado. Y eso está matando a la literatura poco a poco, cual sanguijuela sin prisa.
  • El consumo de literatura es más frenético. Cada vez queda menos tiempo para sentarse tranquilamente en un sillón mullido, con el gatito en el regazo, el perrete en la alfombra y la chimenea crepitando. Obviamente, el mundo editorial debe adaptarse al cambio en la forma de consumo. 
  • La facilidad de publicación y el alcance millonario está saturando el mercado independiente. Y eso es malo. Pero malo malo. Malo nivel bruja de Disney. Porque miles de obras mediocres mal editadas (sin maquetar, sin revisar, sin guiones literarios (juro que he visto libros así, con los diálogos como lista numerada, pero con guiones en vez de números. Guiones cortos… Tres días con los ojos sangrando que estuve))… Obras mediocres mal editadas, digo, hacen que el lector “profesional” desconfíe por defecto, cuando quizás, el autor del libro de al lado ha pagado a un diseñador para la portada, ha maquetado con programa profesional (o a pagado para que lo maqueten), ha corregido una y otra vez y un largo etcétera. Básicamente, la facilidad de publicación inmediata está fagocitando los libros editados tras meses de trabajo personal y/o profesional.
  • Y por último, pero no menos importante: las editoriales no están sabiendo reaccionar antes el cambio de mentalidad lectora. Siguen empeñadas en vender productos a precio de oro, sacando el mayor beneficio posible por unidad vendida, cuando quizás lo que deberían hacer es facilitar la compra para ganar por volumen de venta. Más otros factores que dan para otro post. Sintetizando: es el inmovilismo editorial el que ha puesto alfombra roja y música de fanfarria a la edición independiente. 

Pero todo esto lo explica mucho mejor la gente de Lecturalia:

EL FINAL DE LA NOVELA CONTEMPORÁNEA (artículo de Lecturalia)

Sentiros libres de opinar, viajeros espaciales. ¡Los comentarios son gratuitos! Y feliz reflexión…