Microrrelato

LA PEQUEÑA, EL CANGREJO Y LA MOCHILA (Microrrelato).

Crab

 

[extracto del diario de la doctora Pradillo cuando tenía diez años]

 

Después de ir muchas veces al médico mis padres me dijeron que tenía un cangrejo dentro y que no sabían si me lo podrían quitar. Yo había visto cangrejos en la playa, y me parecieron unos animalitos muy bonitos. No me creía eso del cangrejo malo, así que adopté uno. Era tan bueno y alegre que lo llamé Sebastián. Mientras jugaba con él, un familiar les dijo a mis padres que los caminos del señor eran una palabra rara. Yo no sabía quién era ese señor, pero de repente me vi en uno de sus caminos con una mochila negra a la espalda. Era muy fea, pero al menos pesaba poco. Aunque sólo al principio. Después parecía que estaba llena de piedras. En los tramos difíciles la cogían mis padres, o mis titos, o mis amigos, que sólo podían llevarla un poco porque pesaba demasiado. Y resultó que el camino terminaba en una montaña. Parecía imposible de subir con la mochila negra, pero Sebastián me dijo en cangrejo que si lo hacía podría dejarla en la cima. Así que escalamos la montaña. Fue muy difícil, pero entre todos llevábamos la mochila y la pasábamos de roca en roca. Incluso una vez casi se nos cae, porque el suelo estaba muy inclinado, pero todos nos lanzamos a por ella y la cogimos, teniendo más cuidado para que no se cayese de nuevo. Hasta que llegamos a la cima. Allí rompimos a sonrear, que es como Sebastián le llama a la risa y las lágrimas a la vez. Dejé caer la mochila al suelo y allí se quedó, en lo alto de la montaña. Mi familia no paraba de repetir que había vencido al cangrejo, pero yo cogí a Sebastián y les dije: «esto es un cangrejo. Lo otro es una mochila negra que se deja en la montaña». Creo que nadie lo entendió. Pero ya lo harán. Yo me encargaré de que lo hagan.

VIVIENTE (microrrelato).

 

dia de los muertos

Ricardo sudaba copiosamente. Había estado huyendo lo que parecía una eternidad. Sus amigos habían sido devorados tiempo atrás por aquellos engendros de la naturaleza que se hacían llamar, no sin cierta mofa, zombis. Escondido en aquel armario de madera que olía a muerte, Ricardo pensó en entregarse. ¿De qué servía huir si el final era inevitable? Ya no le quedaba a nadie en el mundo. Sí, sería lo mejor, entregarse y que su cuerpo fuese masticado de una vez por todas. Ricardo escuchó ruidos de pies arrastrándose y voces que más parecían gruñidos. Ahora o nunca, se dijo Ricardo abriendo la puerta de golpe y gritando: ¡aquí estoy, condenados engendros! Los muertos se le quedaron mirando hasta que uno alzó los brazos y, con lo que pretendía ser una sonrisa, gritó a los suyos: ¡aquí hay otro! Y dirigiéndose a Ricardo: ¡feliz día, viviente! Y entre todos los muertos sacaron a Ricardo de la casa y lo agasajaron con música, bailes, ofrendas y un manjar de comida no putrefacta. Porque en el mundo al revés, en México, los muertos celebran una vez al año el Día de los Vivos.

“BLOQUEO DE ESCRITOR”, MICRORRELATO PARA CERTAMEN LITERARIO.

the-mini-book-of-major-events-evan-lorenzen-2

¡Buenas tardes, viajeros espaciales!

Antes de nada, perdón por teneros abandonados, pero nuevos trabajos me están quitando tiempo de leer y cuidaros como os merecéis.

Aun así, entro para compartir mi última criatura literaria: un microrrelato para el certamen literario que ha puesto en marcha Signo Editores. Un certamen recién nacido pero que está llamado a ser de los más importantes en lengua hispana (y en formato breve).

El microrrelato lo podéis leer en el siguiente enlace:

BLOQUEO DE ESCRITOR

¡Espero que os guste! Y nada más. ¡Un saludo, viajeros! Intentaré volver pronto.

PD: Si alguien no sabe de qué va eso de los microrrelatos y quiere enterarse, que pinche aquí.

Área Laboral, Amor [Microrrelato]

¡¡Buenos días, viajeros espaciales!!

Correcto: no estáis soñando. Tras mucho tiempo sin prestaros toda la atención que os merecéis, he vuelto a los terrenos de este vuestro blog para poneros al día de noticias y nuevas lecturas. Las nuevas lecturas vendrán en días venideros, así que hoy nos toca el tema noticias. ¡Y qué noticias! Otra obra escrita por mí que se va a una antología. Y van ocho, si no recuerdo mal. ¿Quieres saber más? Tendrá recompensa: mi obra seleccionada y la finalista del certamen…

(más…)